El acusado, ayer, en la Audiencia de Palma. | ALEX SEPULVEDA

3

La Fiscalía reclama una condena de tres años de cárcel para un asesor fiscal de Palma por estafar a un amigo incapacitado y apropiarse de su empresa. La Audiencia Provincial suspendió el juicio contra el acusado, Juan Antonio C., de 60 años y nacionalidad española, después de que la defensa aportara una pericial sobre el valor de la sociedad. La vista se señaló para el 15 de julio.

El ministerio público recoge en su escrito de acusación que el procesado aprovechó su condición de asesor fiscal desde 1977 y su relación de amistad con la víctima, que murió en 2017, para adueñarse de la empresa.

El perjudicado sufrió un ictus el 26 de mayo de 2011 y, hasta su fallecimiento, tuvo «graves secuelas psíquicas con desorientación temporal, incapacidad para almacenar información, así como realizar razonamientos simples».

La enfermedad, según el fiscal, era progresiva y degenerativa, por lo que un juzgado declaró la incapacidad del hombre, que era socio y administrador único de una empresa.

El acusado, conociendo los problemas psicológicos y el deterioro cognitivo de su amigo, lo convenció para acudir a un notario y, «aprovechándose de su estado», consiguió que se otorgase escritura pública de transmisión de todas las participaciones de la empresa a favor de la del investigado. La sociedad era propietaria de un local que tiene un valor superior a 50.000 euros. De esta forma, el patrimonio de la víctima fue desplazado casi en su integridad al de Juan Antonio C.