El procesado, este lunes, en la sala de lo Penal número 2 de Palma, donde se celebró el juicio. | Juan P. Martínez

8

Él dice que fue todo una broma y que nunca llegó a grabarla, pero la perjudicada no se lo cree. Y tiene un testigo. Un capitán de yate fue juzgado este lunes en Palma acusado de registrar con su móvil a una de sus tripulantes mientras se duchaba en la embarcación.

La Fiscalía solicita para el acusado, de nacionalidad española, una pena de un año de prisión como autor de un delito de revelación de secretos.

Los hechos discutidos en una sala de lo Penal de Vía Alemania se remontan al verano de 2019. El procesado y la denunciante, y otros dos compañeros más, se encontraban en la capital balear. Un día como otro cualquiera, la única chica de la tripulación se fue a duchar en la embarcación y el imputado, presuntamente, la grabó a través del tragaluz. «Tuve una conversación con él tiempo después, sin saber yo nada, y me soltó ‘hace un mes te grabé en la ducha, pero era una broma», explicó la perjudicada. En ese momento se vino abajo. «Me quedé paralizada y sigo yendo al psicólogo», apuntó. La grabación, según el acusado, se quedó en una intención. «No existe ningún vídeo. Un día estábamos todos de cachondeo y pensé en hacerle una broma para decirle luego que le había grabado», sostuvo el imputado, que negó en todo momento lo ocurrido. Horas después de la supuesta confesión, la mujer se citó con el hombre y grabó la conversación que ambos mantuvieron, que fue reproducida en la vista. En la misma se pudo escuchar cómo un varón confiesa lo ocurrido. El procesado negó ser el que se escuchó en la sala. En el juicio declaró un compañero de ambos, que confirmó lo expuesto en la denuncia por la perjudicada. Vio el móvil del capitán en modo grabación de vídeo en el tragaluz y cuando el acusado comprobó que se acercaba al aparato fue a por él y le dijo que lo había borrado.

La acusación particular pide para el acusado tres años de prisión y el pago de una indemnización de 20.000 euros para la mujer. El juicio quedó visto para sentencia.