Los padres de Madeleine sostienen una foto de la pequeña. | Efe

1

Un nuevo capítulo en el caso de la desaparición de la pequeña Madeleine McCann. Han pasado 14 años desde que se perdió su rastro y todavía no se conoce con exactitud qué ocurrió. Ahora la Policía alemana asegura tener nuevos indicios que apuntan al lugar donde ocurrió el supuesto asesinato de la niña.

Según un artículo publicado el domingo en el Sunday Mirror, los investigadores del caso creían que el principal sospechoso, Christian Brueckner, un conocido pedófilo y violador alemán que actualmente está en prisión por la violación de una mujer en Praia da Luz, lugar donde desapareció Madeleine, se llevó a la pequeña de Portugal a Alemania. Pero la investigación ha dado un nuevo giro.

El fiscal Hans Christian Wolters, que dirige el caso McCann en Alemania, ha afirmado en una entrevista al diario inglés que la Policía está convencida ahora de que la menor murió en Portugal. La Policía encontró en la casa del sospechoso un sótano que había sido tapiado y ocultado y pensaron que aquí retuvo a Madeleine, pero esta hipótesis parece descartada.

Ahora, las autoridades han reunido «nuevas evidencias que se suman al caso» que están construyendo contra el principal sospechoso, al que esperan poder acusar a finales del verano, según ha explicado el fiscal al diario.

Según los investigadores, Brueckner secuestró a la niña y la retuvo durante un tiempo en su apartamento de Praia da Luz. Después la asesinó deshaciéndose del cadáver. Durante la entrevista, el fiscal aseguró: «Soy optimista de que resolveremos este caso».