Sanitarios y policías atendiendo a las víctimas.

19

El paso de peatones situado en el número 85 de la calle Manacor de Palma se ha convertido en un punto negro de la circulación de la capital balear. En menos de 24 horas, se han registrado dos accidentes graves y cuatro personas, tres de ellas menores de edad, han precisado ser hospitalizadas.

A las 18.50 horas del martes, un conductor de avanzada edad circulaba por la citada vía cuando, según el relato que facilitó a la policía, se deslumbró por culpa del Sol y no se percató de que en ese instante estaban cruzando una niña, de siete años y una mujer, de unos 30 años.

El impacto fue bastante fuerte y ambas víctimas salieron volando unos metros cayendo sobre el asfalto. Varias ambulancias del SAMU-061, Policía Nacional y Policía Local acudieron al lugar y se hicieron cargo del auxilio de las heridas. También se le tomó declaración al conductor y se confeccionó el correspondiente atestado policial.
El día anterior, tal y como les ha adelantado Ultima Hora en exclusiva, en torno a las 14:00 horas, una vez más, a la altura del número 85 de la citada vía, esto es frente a un conocido supermercado y a escasos metros de la plaza de la Guardia Civil (parque Wifi) se había registrado otro atropello. En esa ocasión, el de dos chicas, de 15 años, que resultaron heridas de diversa consideración tras ser arrolladas por un turismo cuando estaban cruzando por el paso de peatones.

Según el relato de varios testigos presenciales, en el momento del accidente las dos adolescentes estaban cruzando por el paso de peatones de forma correcta. En un momento dado, de forma sorpresiva, apareció un turismo que no se percató de la presencia de las chicas y se las llevó por delante. Una de las víctimas, a consecuencia del fuerte impacto, salió despedida unos metros cayendo sobre el asfalto. La segunda menor, también salió despedida levemente, pero con una importante brecha en la cabeza.

Noticias relacionadas

Los vecinos de la zona y los clientes de los comercios ubicados en las proximidades señalan que se trata de un punto negro de Palma donde se producen muchos accidentes. Hay que destacar que la calle Manacor está regulada a 40 kilómetros por hora y que a escasos metros del lugar del accidente hay un radar fijo.