Los jóvenes detenidos fueron puestos ayer en libertad tras negarse a prestar declaración ante la jueza de Instrucción 4 de Palma. | A. Sepúlveda

25

Preocupación policial por la violencia y hostilidad de los jóvenes que participaron el pasado sábado en los disturbios por el fin del estado de alarma.

Durante el transcurso de la protesta un agente de la Policía Local de Palma fue alcanzado en una de sus piernas con un artefacto explosivo casero. El impacto fue parcial evitando así que el mismo ocasionara daños de consideración. El mismo, estaba hecho con una botella de plástico, salfumán y otros elementos provocan un deflagración y su onda expansiva es muy lesiva. El agente resultó herido leve.

Se trata de un mecanismo muy similar a los utilizados por la kale borroka durante los actos de violencia callejera perpetrados en el País Vasco, Navarra? y el País Vasco francés por militantes o simpatizantes del entorno de la izquierda abertzale.

Los detenidos acusados de realizar barricadas, lanzamiento de adoquines, papeleras, botellas y lluvia de piedras sobre los agentes de policía fueron puestos ayer a disposición judicial. Los chicos, de edades entre los 17 y 21 años, aconsejados por sus abogados, se negaron a prestar declaración ante la jueza al entender que cuando la situación se calme tratarán de llevar el caso a la vía administrativa.

Noticias relacionadas

Negativa
También se negaron a declarar ante la Policía Nacional, aunque, de forma espontánea a algunos agentes que los detuvieron, señalaron: «Nosotros no hemos sido. Pasábamos por allí para ir a casa y la policía nos confundió. Ahora todo el mundo lleva mascarilla y al ser jóvenes todos nos parecemos».

La jueza de instrucción número 4, en funciones de guardia, dictó un auto de libertad sobre los arrestados por desórdenes públicos y desobediencia. La mayoría de los arrestados tiene antecedentes policiales por hechos similares, robos, lesiones y participación en actos vandálicos. Además, de tenencia y consumo de sustancias estupefacientes.

La investigación sobre los violentos altercados avanza con paso firme. Los grupos policiales al frente de la investigación ya tienen identificados a más de una decena de jóvenes cuya participación ha quedado acreditada. En los próximos días serán citados, en calidad de imputados o detenidos y deberán dar cuenta ante la justicia de sus actos delictivos. Del mismo modo, también se está investigando a los organizadores de la concentración y su supuesta incitación a la violencia.

Negacionistas, antivacunas, contrarios a las restricciones, simpatizantes del movimiento antimascarillas... Y un grupo de jóvenes con antecedentes. La Plaça Espanya de Palma concentró durante la madrugada del domingo a todo un crisol de manifestantes que dificulta trazar un perfil concreto. De la larga decena de detenidos, que este lunes debían prestar declaración ante el juez de guardia, existen varios rasgos comunes. Todos tienen entre 18 y 21 años de edad y también todos arrastran antecedentes penales. Lesiones, robos, consumo de estupefacientes en vía pública...

Aunque la proclama que más se escucho durante la polémica concentración fue ?Armengol dimisión?, fuentes próximas a la investigación advirtieron que los jóvenes detenidos parecen tener más querencia por el vandalismo que por cualquier movimiento negacionista.

Bidón de gasolina que lanzaron a los agentes. Foto: A.RAMÓN

Los vándalos trataron de prender fuego a contenedores por las calles de Palma
La violencia y hostilidad empleada por los 16 detenidos del sábado iba en aumento a medida que avanzaba la noche. Además de la lluvia de piedras, artefacto explosivo casero, objetos y rotura de mobiliario, los vándalos trataron de hacer barricadas con contenedores y prenderles fuego para sembrar el pánico en la ciudad. Pretendían imitar las noches violentas de Barcelona.