Antonio Sánchez tras ser atendido en la clínica.

81

«No sé cómo llegué a la clínica porque no me aguantaba de pie. Tenía la cara hinchada por los golpes y estaba en estado de shock». Antonio Sánchez Amorós es un palmesano de 57 años que el martes fue violentamente agredido por un ciclista al que había llamado la atención porque casi lo atropella sobre la acera, en el Paseo Mallorca.

El incidente se produjo a las 9:50 horas, en la confluencia con la calle Catalunya. El ciclista, un hombre de una cuarentena de años, venía de sa Faixina, a gran velocidad, y rozó a Antonio, que le echó en cara su conducción temeraria sobre la acera. El ciclista, entonces, le gritó «Si no te he pillado» y comenzó a darle manotazos en la cara. A continuación, cuando Antonio le advirtió que iba a llamar a la policía, le propinó «un puñetazo o un codazo», según consta en la denuncia, que le causaron lesiones en el ojo izquierdo y en la boca.

Veinte testigos

La víctima, en declaraciones a Ultima Hora, contó que la agresión fue presenciada por una veintena de personas, «pero nadie me ayudaba. Es algo que no puedo entender». El ataque no se quedó allí: la violencia del ciclista fue en aumento cuando Antonio le sacó una fotografía con el teléfono móvil. «Me amenazó: ‘Yo vivo por la zona, cuando te vea y no vaya con la ropa de ciclista te vas a enterar’» y le propinó un puñetazo en la boca.

Una patrulla de la Policía Local acudió en su auxilio, pero el atacante ya se había marchado. Después fue atendido de urgencia en la Clínica Rotger, donde le vendaron el ojo, y acudió a la Jefatura para interponer denuncia. Ahora, los agentes revisan las cámaras para dar con el ciclista.

La imagen del presunto agresor tomada por la víctima con su móvil.