Subirán compareció la semana en la clínica forense de Palma. | Guillermo Esteban

10

El exfiscal Miguel Ángel Subirán no declarará este miércoles en el TSJB como investigado. El informe forense que había solicitado el magistrado concluye que no está en condiciones para defenderse en un procedimiento penal por un trastorno psicológico.

La defensa del fiscal fue quien solicitó ese examen y pidió suspender la declaración que se había fijado para mañana miércoles, una vez que la Sala de lo Civil y Penal del TSJB ordenó reabrir la investigación por ilegalidades en la instrucción del ‘caso Cursach’ y sus derivadas. El informe del médico forense concluye que tomarle declaración ahora mismo «anularía sus garantías en este proceso penal». El documento afirma que Subirán necesita un periodo de tiempo para avanzar en su tratamiento médico y poder afrontar un eventual juicio. Ayer, el juez dejó sin efecto la citación de Subirán ante las conclusiones del informe médico.

Subirán fue jubilado de forma forzosa hace un año en base a documentación médica que lo declaraba incapaz para continuar su ejercicio como fiscal. El nuevo informe incide en que ahora presenta «una falta de aptitud para ejercer de forma adecuada su derecho de defensa».

De esta forma, mañana comparecerán para declarar el magistrado Manuel Penalva y el testigo protegido conocido como ‘El Trilero’. El jueves están citados los antiguos policías del Grupo de Blanqueo también investigados en la causa. La Sala admitió un recurso de las acusaciones y ordenó que se investigara si Penalva, Subirán y los policías orientaron las declaraciones de este testigo para implicar a agentes de la Policía Local de Palma en la trama. El auto de la Sala dejaba sin efecto el final de la instrucción que había decidido Gómez y valoraba la existencia de indicios en los mensajes telefónicos cruzados entre juez, fiscal y policía.

La investigación de la Policía Nacional vinculaba las declaraciones del trilero con la decisión que tomó el juez Penalva de anular una orden de expulsión de Mallorca que pesaba contra él. Este testigo compareció en al menos cuatro ocasiones e introdujo en sus declaraciones nuevas acusaciones contra policías. La Sala sostenía que los mensajes plantean la sospecha de que los investigados proporcionaron información y datos al testigo.

Relato de presiones y persecuciones desde 2014

El informe médico recoje que el exfiscal relató haber sido víctima de presiones y persecuciones desde que asumió la investigación que derivó más tarde en el ‘caso Cursach’. Esa situación que narra es la que, justifica un cuadro de estrés post traumático que necesita tiempo, según la facultativa, para poder permitir que se defienda.