La Guardia Civil llevó a cabo la detención de la mujer. | Alejandro Sepúlveda

14

El negocio de una supuesta okupa fue arruinado por la Guardia Civil. Los agentes detuvieron a una mujer que okupó una casa en el Port d’Alcúdia e intentó subarrendarla. La arrestada, de 50 años y nacionalidad española, sustrajo todo el mobiliario del interior de la vivienda que pretendía alquilar.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 8 de marzo, cuando una patrulla de la Guardia Civil de Alcúdia se desplazó a un aviso de salto de alarma en un domicilio del puerto de la localidad. Los agentes se encontraron a una mujer y a un cerrajero que estaba intentando abrir la puerta de acceso, según informó el instituto armado en un comunicado de prensa.

Cerrajero

Los guardias civiles realizaron una serie de comprobaciones y averiguaron que la mujer había contratado al cerrajero tras mostrarle un contrato antiguo de la casa que ya había caducado.

El pasado mes de febrero, el propietario de la vivienda denunció ante la Guardia Civil que su inquilina le había robado todo el mobiliario de la casa.

A principios de esta semana, el hombre también interpuso una denuncia porque vio anunciada la vivienda sin su consentimiento en distintos portales de alquiler.

La mujer, que fue sorprendida junto al cerrajero que intentaba abrir la puerta de acceso al domicilio, agredió a los agentes de la Guardia Civil que procedieron a su detención. El hombre está siendo investigado como cooperador necesario por abrir la puerta a sabiendas de que el contrato de alquiler estaba caducado.

La mujer está acusada por presuntos delitos de tentativa de usurpación de la vivienda, apropiación indebida, tentativa de estafa y atentado contra los agentes de la autoridad.