Miguel Ángel Subirán con su abogado, Javier Barinaga. | Pere Bota

3

La defensa de Miguel Ángel Subirán niega que haya manipulado al ‘testigo del ácido’ para presentar una denuncia falsa y denuncia posibles seguimientos al propio exfiscal. El letrado defensor ha enviado un escrito al TSJB ante la serie de oficios policiales que vinculaban a Subirán con el testigo que mintió sobre una agresión con ácido y que también denunció en falso a un inspector jefe de la Policía Nacional. En él aporta una serie de grabaciones de conversaciones entre Subirán y el ‘testigo del ácido’ para acreditar que no se le incitó a presentar denuncias falsas.

En el escrito, el abogado señala: «Se quiere poner de manifiesto que se puso igualmente en conocimiento de este letrado por parte del Sr. Subirán que percibía estar siendo seguido (seguimientos)». Añade que, ante esta situación «y temiéndose por este letrado por la integridad del Sr. Subirán, le pidió encarecidamente que intentase evitar contactos con las personas que se ponían en contacto con él mismo para trasladarle datos».

Las alusiones por parte de Subirán y del magistrado Manuel Penalva a seguimientos fueron constantes durante la instrucción del ‘caso Cursach’. Ahora vuelven a aparecer por parte de Subirán, que está investigado por revelación de secretos y espera a que el TSJB resuelva los recursos presentados por las acusaciones para ampliar la acusación a delitos más graves como detenciones ilegales.

Grabaciones

En el mismo escrito, la defensa del fiscal, vuelve a señalar que posee distintas grabaciones de testigos y otras personas e ironiza: «Se quiere trasladar tranquilidad, dado que por supuesto se aportarán las que se estimen precisas, en el momento que se estime preciso y siempre habiéndose dado antes la oportunidad de que se les tome declaración». En concreto, alude a pruebas en torno a la madame.