Una agente inmobiliaria acepta dos años de cárcel por estafar 60.000 euros a una septuagenaria en la compra de una casa en Palma

| Palma |

Valorar:
La agente inmobiliaria, en el juicio celebrado esta mañana en la Audiencia de Palma.

La agente inmobiliaria, en el juicio celebrado esta mañana en la Audiencia de Palma.

A. Sepúlveda

Una agente inmobiliaria ha aceptado dos años de cárcel por estafar 60.000 euros a una septuagenaria en la compra de una casa en Palma. La acusada, de 27 años y nacionalidad española, se ha declarado culpable de un delito de estafa agravada en el juicio celebrado esta mañana en la Sección Primera de la Audiencia Provincial.

El tribunal ha tenido en cuenta la circunstancia atenuante de reparación del daño como muy cualificada, ya que la encausada ha indemnizado a la víctima con 71.240 euros por el fraude y los daños morales. La joven, además, deberá pagar una multa de 1.440 euros y no podrá trabajar como agente inmobiliaria en los próximos tres años. El abogado defensor ha solicitado la suspensión de la pena de prisión y la fiscal no se ha opuesto con la condición de que la procesada, que carece de antecedentes penales, no cometa ningún delito en dos años.

Los hechos se remontan a finales de 2017. La víctima, de 70 años, acudió a la agencia inmobiliaria que regentaba la acusada para vender su vivienda ya que debía hacer frente a varias deudas. El 29 de diciembre de ese año, la joven medió en la venta de la casa, que se cerró por un importe de 80.000 euros tras el pago de las deudas y los gastos ocasionados.

La septuagenaria había quedado satisfecha con la venta y confió en la agente la adquisición de una nueva vivienda a un precio inferior, ya que solo disponía de los 80.000 euros obtenidos con la venta de su anterior casa. La procesada tenía conocimiento del dinero que tenía la anciana y su situación de necesidad, ya que no disponía de vivienda propia. La joven le informó en febrero de 2018 de que le podía ofrecer una casa por 60.000 euros, aunque precisaba de importantes reformas.

La acusada, según el escrito de la Fiscalía, urdió un plan para engañar a la víctima, puesto que la vivienda era heredada y pertenecía a varias personas, algunas de las cuales no residían en España. El 8 de febrero, la agente inmobiliaria cambió el contrato de compraventa y urgió a la víctima a firmarlo de forma apresurada. En el acuerdo constaba que se vendía la treceava parte indivisible de una vivienda por un importe de 60.000 euros.

El ministerio público sostiene que la joven se aprovechó de la avanzada edad de la mujer, que tiene escasos estudios y dificultades para leer y escribir. La encausada se había ganado su confianza por las gestiones efectuadas con anterioridad. En el momento de acudir al notario para elevar la escritura pública se constató que la compraventa no guardaba relación con lo acordado.

A lo largo del proceso de adquisición de la vivienda, la víctima llegó a entregar a la agente inmobiliaria más de 44.000 euros en ingresos o cheques. La perjudicada tuvo que alquilar un trastero para guardar sus muebles, ya que se vio obligada a convivir con su hija al carecer de casa propia. La denunciante, a consecuencia de estos hechos, sufrió una situación continua de ansiedad y depresión que requirió de tratamiento médico.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 2

Raro
Hace un mes

Que raro, y la hija solo aparece al final para dar más agravante y ser dos personas, mas donde estaba? Vamos a ver mi madre tiene 70 años vivo con ella, no sabe leer y le dejo ir sola a comprar una casa y entregar 44 mil euros así por así. No se falta más cosa allí. Y la agente en tres años poder ta salir a esfar a más personas. Debería ser una obligación dar su nombre al público por imagen no tiene a protejer y si nosotros de ella habrá que protegernos.

Valoración:menosmas

Stanislav
Hace un mes

¿Una mujer hizo tal cosa? ¿Y durante el juicio no le dio la culpa al heteropatriarcado ni al machismo opresor y violador, ni al techo de cristal, ni nada de eso?

Valoración:10menosmas

Biel
Hace un mes

D'acord que sigui un engany i que la condemnin, molt be. L'única cosa que no entenc és què té a veure que la víctima tengui pocs estudis. O és que això implica ser beneits? Hi ha gent amb estudis que és ben curta i gent sense cap que és molt intel.lugent. Que algú m'ho expliqui per favor.

Valoración:-1menosmas

para Pep
Hace un mes

Si supieses entender lo que lees, lo comprenderías....

En la anterior noticia el sujeto tenía varios antecedentes por el mismo hecho, además de obrar con abuso de confianza... y en esta han reparado el daño antes del juicio oral, actuación que aminora la pena......

Valoración:-2menosmas

@pepet
Hace un mes

Pobre pepet, escribe menos de dos lineas, intentando descalificar, sin exponer, ni argumentar, ni razonar, ni nada, ignorando que con su manera de comentar se descalifica a si mismo, apostaria que no tiene estanteria con libros,(que no sean libros de los de recetas de cocina, que dan gratis en los semaforos con el periodico de fin de semana). Pena da.

Valoración:-7menosmas

Poca vergonya
Hace un mes

No es raro que sucedan cosas así. Para ser agente ni necesitas ni la ESO...

Valoración:2menosmas

Cuqui
Hace un mes

"Pep" quizás, como dice la noticia, la acusada ya le devolvió a la víctima el dinero más una indemnización. Supongo que eso influye a la hora de sentencia (el haber resarcido el mal). De todas formas es verdad que a veces con delitos parecidos ves sentencias muy dispares , pero son las leyes y cómo se plantea la acusación. No creo que el juez tenga mucha manga ancha ahí...

Valoración:5menosmas

Pepet
Hace un mes

Pensador-filosofo, creo que te convendría cambiarte la medicación y a lo mejor verías las cosas de una manera mas normal.

Valoración:9menosmas

Pep
Hace un mes

En esta misma hoja de UH sale otra sentencia que es de cuatro años por 60.000€ y el otro son 4 años por muchísima menos cantidad, que vara mide los castigos ?

Valoración:3menosmas

Pensador-filosofo
Hace un mes

La soledad del corredor de fondo no es nada, la simple soledad del que vive solo no es nada, la verdadera soledad es la que aún siendo culpable debe sentir esta mujer, (la soledad del banquillo de los acusados). Allí rodeada de tanta toga y la sociedad pasandole cuentas. Aunque no ingrese en la carcel,debe ser duro, muy duro.

Valoración:-39menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2