El joven, en el juicio, en una sala de lo Penal nº6. | G.E.

21

Un juzgado de Palma ha condenado a un hombre a una pena de un año de cárcel por cambiar la contraseña del correo electrónico de su expareja en 2018.

El acusado, de 31 años de edad y nacionalidad española, se declaró culpable de un delito de revelación de secretos en un juicio celebrado a finales de diciembre de 2020 en una sala del juzgado de lo Penal número 6 de la ciudad.

Multa

El joven, que también aceptó una multa de 1.080 euros, no podrá comunicarse ni acercarse a menos de 500 metros de su ex durante los próximos dos años. La abogada defensora del acusado pidió la suspensión de la pena de prisión y la fiscal no se opuso con la condición de que no cometa ningún delito en los próximos dos años.

Los hechos juzgados a finales del año pasado en Palma tuvieron lugar en el segundo semestre de 2018. El acusado cambió en aquellas fechas la contraseña del email de la víctima tras el final de la relación sentimental.

La mujer no pudo acceder a su correo electrónico y se vio obligada a abrir otra dirección de email a consecuencia de lo sucedido.

El hombre, según recoge el ministerio fiscal en su escrito de acusación, utilizó el citado correo electrónico en su propio beneficio.

El joven fue detenido y estuvo privado de libertad los días 15 y 16 de diciembre de 2019. El juzgado de Violencia sobre la mujer número 1 de Palma dictó una orden de protección en favor de la perjudicada mediante un auto de fecha 16 de diciembre de ese año.

Acuerdo

La Fiscalía reclamaba al inicio del proceso una condena de dos años de cárcel para el joven por un delito de revelación de secretos. La representante del ministerio público rebajó su petición tras llegar a un acuerdo con la letrada de la defensa el día que tuvo lugar el juicio en una sala del juzgado de lo Penal 6.