Previous Next
8

Hallazgo casual. Un incendio declarado en un piso de la barriada palmesana de Son Cladera ha destapado una importante plantación de marihuana en su interior. Unas horas más tarde, la Policía Nacional lograba localizar al propietario de la misma y proceder a su detención por un presunto delito contra la salud pública.

El día de Año Nuevo los agentes de la Policía Nacional procedieron a la detención de un hombre español de 34 años, como presunto autor de un delito contra la salud pública.
Los hechos se produjeron sobre las 20.30 horas de Nochevieja cuando la sala del 091 recibía una llamada alertando de un incendio en un piso en el barrio de Son Cladera.
A la llegada de los agentes observaron abundante humo saliendo de una de las ventanas del primer piso, comprobando como no había nadie en el interior, procediendo al desalojo del inmueble y avisando a los Bombers de Palma.

Varias dotaciones de bomberos consiguieron sofocar el incendio, el cual había afectado a una de las habitaciones del piso, quedando ésta completamente inservible, si bien las demás estancias de la vivienda y la estructura no tenía ningún daño.

En una primera valoración el incendio se había originado por una sobrecarga en la red, provocada por la mala instalación de lo que parecía ser una plantación de marihuana.
Una vez extinguido el incendio, los funcionarios policiales comprobaron como efectivamente se trataba de una plantación de marihuana. La misma estaba distribuida en varias estancias de la vivienda, con instalación eléctrica, tubos de ventilación e iluminación, así como elementos necesarios para su cultivo. Los responsables de la investigación pudieron averiguar que estaba alquilado para uso exclusivo de dicha actividad ilícita.

En su interior había 110 plantas de marihuana, así como utensilios necesarios para su cultivo.

En la habitación donde se inició el incendio se localizaron plantas de Marihuana, así como utensilios para el cultivo de la misma, encontrándose todo calcinado. En otra habitación se localizaron 72 plantas, además de un invernadero en el salón con otras 38 plantas, además de cuantioso material para cultivar dichas plantas, tales como abono y varios sistemas de ventilación, iluminación y recambios de estos por si fuesen necesarios.

Los agentes pudieron averiguar que el piso estaba alquilado y que el propietario del inmueble desconocía que la vivienda estuviera destinada a una plantación indoor de marihuana.

El día de Año Nuevo, tras realizar varias gestiones, se logró localizar y detener al supuesto propietario de dicha plantación, procediendo a la detención del mismo al día siguiente.