Un amplio dispositivo policial integrado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y Policía Local de Palma se desplegaron esta madrugada en la calle Fornaris y adyacentes. | José de Orbe

27

Un amplio dispositivo policial integrado por agentes del Cuerpo Nacional de Policía y Policía Local de Palma se desplegaron esta madrugada en la calle Fornaris y adyacentes ante la múltiples llamadas de que, unos instantes antes, se estaba produciendo una multitudinaria pelea con palos y botellas.

A su llegada, la situación ya se había calmado y una de las partes había abandonado el lugar de forma apresurada. A partir de ese instante, los policías tomaron posiciones y acordonaron la zona. Nada más comenzar las primeras entrevistas con las supuestas víctimas ya se percataron de que su relato de hechos era bastante inconsistente.

«Nosotros estábamos tranquilamente en la calle (03.10 de la madrugada) cuando una señora mayor escupió en la calle porque no estaba bien. En ese momento, unos jóvenes que estaban por aquí y que son vecinos de la barriada pero que no conocemos de nada, empezaron a insultar y nos amenazaron. Debían ir drogados o borrachos», apuntaba una de las afectadas ante la mirada atónita de la fuerza actuante.

«Se marcharon, pero a los pocos minutos llegaron los chicos con un montón de familiares con palos y botellas. Nos empezaron a lanzar botellas y nos querían pegar. Pero nosotros no hemos hecho nada. Llevamos aquí unos meses y no nos queremos llevar mal con nadie», concluye una de las supuestas víctimas de esta historia.

En ese momento y, ante más de una decena de agentes, la mujer mayor se desvaneció teniendo que ser requerida la presencia de una ambulancia del SAMU-061.

Por su parte, la familia fue informada de la importancia de acudir a la Jefatura para interponer la correspondiente denuncia por amenazas de muerte y que facilitaran toda la información necesaria para tratar de localizar a sus presuntos agresores. Todo apunta que tras este episodio violento y la poca colaboración mostrada con los investigadores esconde que tras esta historia hay una trama algo más compleja.

Los policías se retiraron y mantuvieron indicativos por la zona para tratar de localizar a los presuntos agresores y evitar nuevos enfrentamientos. El caso sigue abierto y no se descarta que se produzcan detenciones en breve.