Un año de prisión por abusar de una menor de madrugada en plena calle en el Port de Sóller

| Palma |

Valorar:
El imputado durante la vista celebrada en un juzgado de lo Penal de Vía Alemania.

El imputado durante la vista celebrada en un juzgado de lo Penal de Vía Alemania.

Juan P. Martínez

Un joven fue condenado este jueves en un juzgado de lo Penal de Palma a un año de prisión por abusar sexualmente de una menor de edad en el Port de Sóller la madrugada del 17 de noviembre de 2019. El procesado admitió los hechos ante la juez y aceptó la condena, a la que se llegó a tras un acuerdo de conformidad entre las partes antes de la celebración de la vista oral.

El imputado agarró la chica, de 17 años de edad, tras toparse con ella a las puertas de una discoteca, y sin su permiso la besó en la boca y le tocó las nalgas por encima de la ropa. En un descuido, la joven avisó a una amiga por WhatsApp y esta a su vez a Emergencias. Poco después fue arrestado.

«Eres muy guapa»

Los hechos se remontan a las 5.50 del 17 de noviembre del pasado año en el paseo es Través. La menor paseaba a la altura de un conocido local de ocio cuando se topó con el acusado. Este empezó a piropearla y le dijo que era «muy guapa» y que si se quería casarse con él. Tras esto y sin que pudiera reaccionar la chica, la agarró fuertemente de la cintura y la colocó de espaldas contra la pared. En ese momento la rodeó con sus brazos para que no pudiera marcharse. La joven le dijo que era menor de edad y que quería marcharse a casa e intentó telefonear a una amiga. El procesado le avisó de que si llamaba a alguien le haría daño. Lejos de cesar en su actitud empezó a besarla en la boca y a tocarle las nalgas por encima de la ropa en contra de la voluntad de la víctima.

La chica encontró un resquicio dentro del momento de angustia para enviar un WhatsApp a su amiga, quien a su vez avisó a Emergencias. En unos pocos minutos se personaron una patrulla de la Policía Local de Sóller y la Guardia Civil y arrestaron al chico. Además de la pena de prisión, que no cumplirá, el imputado no podrá acercarse a la joven a menos de cien metros durante los dos próximos años ni comunicarse con ella en el mismo periodo de tiempo. Antes del juicio la indemnizó con 1.000 euros.

El procesado vio como la pena quedó suspendida por un plazo de dos años

El joven, tras reconocer haber abusado sexualmente de una menor de edad, no entrará en prisión. La pena de un año quedó suspendida por un plazo de dos años con la condición de que no vuelva a delinquir durante dicho periodo. La Fiscalía, que inicialmente solicitaba tres años de prisión para el acusado, apreció el atenuante de reparación del daño, ya que antes de la vista oral el procesado indemnizó a la víctima en 1.000 euros por los daños morales ocasionados.