Las víctimas del robo retuvieron en el suelo al sospechoso hasta que llegó la policía. | Julio Bastida

118

Hacía poco más de 48 horas que habían sufrido un robo mientras disfrutaban de un baño en la Platja de Palma. El ladrón, al que pudieron ver perfectamente, se llevó varios objetos personajes y distinta documentación. Esto ocurrió el sábado a mediodía y no pudieron hacer nada para evitarlo.

Este martes, las víctimas, una pareja de turistas franceses, se toparon con el sospechoso a escasos metros de donde el hampón había cometido su fechoría dos días antes. Sin dudarlo, el hombre, que lo reconoció de inmediato, se abalanzó sobre él y lo retuvo hasta que aparecieron por allí dos policías, que realizaban de paisano labores de prevención en la zona, y detuvieron al delincuente, al que se le acusa de un delito de hurto.

Pelea

Los agentes de la Policía Nacional se encontraban a pocos metros de allí y fueron avisados de lo que, en principio, parecía una pelea entre dos varones en la calle Cartago del Arenal.

Al acercarse al lugar reconocieron de inmediato al hombre que estaba en el suelo: era un conocido delincuente de nacionalidad rumana. Se entrevistaron con el turista y este les contó lo que había ocurrido días antes, que les había robado distintos objetos a él y a su pareja mientras se bañaban en la playa y que se habían quedado con su cara.

Para corroborar lo que decía les mostró la denuncia que habían interpuesto ese mismo día en la comisaría de la Platja de Palma. Los agentes hicieron distintas comprobaciones y efectivamente pudieron confirmar que el hombre al que el turista había retenido en el suelo se trataba de un delincuente habitual de la zona y que cuenta con una interminable lista de antecedentes. Sin ir más lejos había sido arrestado en las últimas semanas hasta cinco veces por robos a turistas.