Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil, al frente de la investigación. | Pere Bota

15

La principal hipótesis de la investigación en torno a la muerte en extrañas circunstancias Bartolomé y Julia, en Esporles, apunta a que fue obra de un ritual pactado por parte de la pareja. Fuentes próximas al caso a las que ha tenido acceso Ultima Hora han confirmado de la presencia de una serie de pruebas y evidencias que avalan dicha teoría.

Los agentes encontraron a la mujer fallecida sobre la cama del domicilio, en la calle Balladors. Los forenses sostienen que fue ella la primera en morir y, poco después, lo hizo su marido. Julia estaba completamente vestida, en la cama y tapada con un edredón. Junto a su cuerpo también apareció un barreño con un fluido en su interior que está siendo analizado. A escasos dos metros de la primera víctima fue localizado el cadáver de Bartolomé. El cuerpo estaba completamente vestido, tendido en el suelo en las escaleras.

La casa, de piedra y situada junto al torrente, tiene dos plantas y un patio interior. No había muebles, televisión ni radio. Los agentes que realizaron una inspección ocular no encontraron ni siquiera comida. Estaba todo impoluto, limpio y las camas hechas. Se cuidó hasta el último detalle. Unas 48 horas más tarde del hallazgo de los cuerpos, los médicos forenses practicaron la autopsia en el Instituto de Medicina Legal de Palma. Tras someter a los cadávers a una radiología y un TAC, los profesionales constataron que no existían lesiones. En la vivienda, tampoco se detectaron tóxicos en estado gaseoso. Es importante destacar que los investigadores no encontraron en la vivienda ningún hornillo, cocina o elemento que pudiera indicar una fuente de combustión tóxica. Finalmente, la localización de una nota que dejó la pareja arrojó algo de luz al misterioso caso.

En el escrito, algo confuso, se hablaba de las constelaciones, Casiopea (es una de las constelaciones compiladas en el catálogo estelar de Ptolomeo, el Almagesto, del siglo II). También se mencionaban temas budistas y de la iluminación.

Noticias relacionadas

Los vecinos de Esporles manifestaron a los agentes que llevan la investigación que eran una pareja introvertida y muy mística. Apenas se les veía pasear por el pueblo y tampoco tenían mucha relación con sus respectivas familias, que ya han sido informadas de lo sucedido. Ahora, los forenses esperan los resultados de pruebas de tóxicos.

Comprueban en las farmacias si la pareja compró algún fármaco

Los investigadores sospechan que la pareja pudo comprar algún fámarco. Por ello, en los últimos días han visitado las farmacias próximas a su domicilio y también en la casa donde aparecieron los cuerpos en búsqueda de información.

Debido al deterioramiento de los cadáveres será complicado localizar tóxicos en cuerpos tan descompuestos.