Imagen de setas alucinógenas como las que tenía el arrestado.

14

La Policía Nacional detuvo la noche del pasado domingo en el barrio palmesano de Santa Catalina a un joven, de nacionalidad húngara, acusado de tráfico de drogas tras hallar en la habitación de su vivienda cocaína, marihuana, éxtasis y hasta una importante cantidad de setas alucinógenas.

Lo curioso de la historia es que lo agentes se toparon con las sustancias estupefacientes después de acudir al domicilio tras recibir un aviso de los vecinos de que se estaba produciendo una pelea en su interior. Era el propio arrestado quien discutía con su compañero de piso. Ambos lo admitieron, lo que no podían imaginar es lo que ocurriría poco después.

Según fuentes próximas al caso, la investigación se centra ahora en saber de dónde proceden las setas alucinógenas, por lo que no se descarta que haya más detenciones relacionadas con el caso en los próximos días.

Vecinos

Fueron los vecinos quienes avisaron al 091. Se escuchaban gritos procedentes de un piso de la calle Dameto y se temían que pudiera ir a más. En unos minutos se presentó una patrulla de la Policía Nacional en el lugar. Llamaron a la puerta del inmueble y les abrió un joven. Les confesó que sí, que había discutido con su compañero pero que no querían poner ninguno de los dos denuncia. No había habido ninguna agresión.

A pesar de ello los agentes decidieron entrevistarse con los dos por separado. Uno de los funcionarios se fue con un chico a la habitación y ahí, y casi sin querer, descubrió todo. En un momento dado el policía se fijó en un mueble del dormitorio. Se acercó a él y descubrió que allí había un polvo que todo apuntaba que era cocaína. Y lo era. Además halló marihuana, éxtasis y setas alucinógenas. El joven, lejos de eludir responsabilidades, admitió que la droga era suya. En ese instante quedó detenido como presunto autor de un delito de tráfico de drogas.

Platja de Palma

Por otro lado, el lunes por la noche un senegalés fue arrestado en la zona de la Platja de Palma tras ser descubierto por agentes de la Policía Nacional vendiendo droga en la vía pública.

Los hechos tuvieron lugar pasadas las 23.00 horas. Una patrulla observó al hombre, de 45 años de edad, sentado en un muro de la playa y le solicitaron la documentación. En ese instante el hombre se empezó a poner nervioso y al cachearlo descubrieron como en uno de sus calcetines escondía varias bolsas de marihuana así como dosis de cocaína. También llevaba consigo dinero procedente de las ventas.