El operativo terminó con 71 jóvenes identificados y 54 actas de sanción.

58

Na Burguesa está situada a unos 9 kilómetros desde el centro de Palma. Es un mirador que cuenta con unas vistas extraordinarias, pero al caer la noche se convierte en refugio de drogas, sexo, peleas y botellones.

A pesar de estar catalogada como un Área Natural de Especial Interés (ANEI) los vecinos de la zona denuncian que el lugar está lleno de basura, botellas rotas, latas, preservativos, colillas y todos los restos propios de botellones donde participan más de un centenar de personas. En algunas ocasiones, los chicos han llegado a cortar algunos tramos de la carretera para realizar carreras o picas. A medida que transcurre la noche y el índice de alcohol en la sangre es más elevado se producen peleas, gritos y escenas de sexo en portales de viviendas residenciales.

«El problema es que el día menos pensado una colilla o un descuido puede ocasionar un incendio con consecuencias desastrosas. Esto es una ratonera. Alguien tiene que poner solución», apunta uno de los residentes afectados.

Por su parte, las autoridades policiales concienciados de la problemática, trazaron un plan de acción. Un amplio y contundente operativo de la Unidad de Rayos (Motoristas de la Policía Nacional) y del GAP (Grup d’Actuació Preventiva) de la Policía Local de Palma irrumpieron en las madrugadas del viernes y del sábado en la zona. El resultado del mismo fue de 71 jóvenes identificados, 39 actas de sanción por botellón, 11 por COVID-19 (incumplimiento de no respetar distancia o no llevar mascarilla) y 4 actas por tráfico de sustancias estupefacientes.

Noticias relacionadas