Fermín Aragón, vigilante de Trablisa de 56 años, fue brutalmente agredido por una pareja. | A. Sepúlveda

57

Fermín Aragón tiene 56 años y ejerce como vigilante de seguridad en el servicio de trenes. El pasado domingo, en torno a las 17 horas, se encontraba realizando labores de vigilancia y control en la estación de Marratxí cuando detectó que una chica que iba en compañía de su novio pretendía acceder al tren sin utilizar la pertinente mascarilla obligataria en el transporte público.

La chica, de unos 24 años, se dirigió al vigilante de muy malos modos mientras le decía: «Yo he pagado mi billete y por mi coño que me subo al tren». Ante la negativa del personal de seguridad y el amago de solicitar la presencia de la Guardia Civil, el novio, un joven de unos 25 años, 1.87 de altura y bastante corpulento, se abalanzó sobre Fermín y comenzó a propinarle golpes. «Me sentí muy impotente. Tenía a la chica que por la espalda me golpeaba y al novio por delante lanzándome patadas y puñetazos. Este chico está claro que tenía conocimientos de artes marciales. En un momento dado, cuando estaba en el suelo de rodillas, me consiguieron quitar la defensa (porra) y me asestaron hasta 15 golpes. Acabé en el hospital», comenta Fermín.

El vigilante sufrió golpes de consideración por diversas partes de su cuerpo.

«Mi compañero dice que estaba con unas chicas que habían saltado el torno y cuando llegó (caminando) la pareja se marchó corriendo, dejándome en el suelo sangrando por la boca», concluye Fermín.

Este lunes, un equipo de Ultima Hora acudió junto a la víctima a la Comandancia de la Guardia Civil donde el vigilante interpuso la denuncia. El profesional también aportó las imágenes de las cámaras de seguridad donde se identifica de forma clara a los presuntos agresores. No se descartan detenciones en las próximas horas.