Control de la Guardia Civil en la autopista de Calvià. | Delegación del Gobierno

12

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, en coordinación con las policías locales del archipiélago balear, han identificado este viernes más de 8.000 personas y 7.000 vehículos en los más de 400 controles realizados en las carreteras de Baleares.

La Guardia Civil activó cerca de 300 dispositivos de vigilancia en las islas, mientras que la Policía Nacional, con el apoyo de las policías locales, efectuó más de cien controles; esta vigilancia corresponde con la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19. Los agentes desplegaron en Palma este viernes 60 puntos de vigilancia. En Manacor, se realizaron 5 controles; en Ibiza, 31; en Ciutadella, 10 y en Maó, 7.

La vigilancia en las carreteras de Baleares se ha intensificado, especialmente desde este viernes, para evitar los desplazamientos a las segundas residencias durante el fin de semana. Se recuerda que no están permitidos los traslados a segundas viviendas, salvo casos excepcionales.

La Guardia Civil ha efectuado este sábado tres macro controles permanentes en las autopistas de Palmanova, Inca y Llucmajor, en Mallorca.

Noticias relacionadas

Por otro lado, la Policía Nacional y la Policía Local de Palma han detenido entre este viernes y este sábado en la capital balear a seis hombres por desobediencia a la autoridad e incumplimiento del estado de alarma. Dos de ellos huyeron de los agentes con sus vehículos esta madrugada, pero luego fueron interceptados y arrestados.

La decimocuarta jornada de restricciones se está desarrollando este sábado sin incidencias relevantes en Baleares y con amplio seguimiento por parte de la ciudadanía. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y las policías locales del archipiélago continúan concienciando a los ciudadanos que transitan por la vía pública de las restricciones.