La regidora Sonia Vivas. | Redacción Local

74

El juzgado de Instrucción 1 ha admitido a trámite la querella presentada contra la actual concejala, Sonia Vivas, por parte de dos de los policías locales de Palma que fueron juzgados en la Audiencia a raíz de una denuncia de esta. La querella, impulsada por la asociación JAVA, sostiene la existencia de delitos de estafa procesal y de falso testimonio en la actuación de Vivas a lo largo de ese procedimiento.

La acusación por trato homófobo a los dos agentes fue considerada probada por la Audiencia de Palma, pero declarada prescrita y estos fueron condenados por acosar a otra testigo del caso.

La querella sostiene que Sonia Vivas empleó informes médicos que no correspondían al supuesto daño que había sufrido por sus compañeros para justificar que reclamara una indemnización de 15.000 euros. En realidad esos daños, según el escrito de JAVA, ya los había esgrimido Vivas en otro procedimiento que se había resuelto cuatro años antes de que ella declarara en el caso por corrupción en torno a la policía local. El juez, por el momento, admite a trámite la querella y pide a los juzgados de aquellas causas los expedientes.