Michele Pilato, con camisa blanca, y Carlos García Roldán, en el centro, en un hotel de Magaluf. | Redacción Sucesos

17

El dinero entraba y salía de las cuentas de Promociones Lujo Casa Balears de forma fugaz. El 22 de septiembre de 2016, Michele Pilato, uno de los presuntos cerebros de la mayor estafa inmobiliaria de Mallorca, acudió a la Relojería Alemana, situada en el Paseo del Borne de Palma. El socio de Carlos García Roldán, conocido como ‘Charly’, compró dos relojes por 14.000 euros. Un Rolex Submariner Date Ac Oys Black y un Datejustlady 31 Ac/Oa Oys Silver.

El rostro de Pilato le resultaba familiar a la directora del establecimiento, que fue quien le atendió. El mes anterior adquirió un anillo Bulgari que facturó a su nombre. Pero los dos Rolex los facturó a nombre de Promociones Lujo Casa Balears. A nombre de la empresa que supuestamente estafó a más de 200 personas en Mallorca con la venta de promociones inmobiliarias fantasma. Inexistentes. Ficticias.

Noticias relacionadas

Los autores de la macroestafa se apropiaron de más de siete millones de euros, según los investigadores del Equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Algaida, que desarticularon la organización a finales de agosto de 2018. Los agentes tomaron declaración como testigo a la directora de la Relojería Alemana. La mujer, según se desprende de un informe al que ha tenido acceso este periódico, explicó que Pilato le comentó que el Rolex Submariner era un obsequio de la empresa para un hombre. El otro reloj se lo iba a regalar a su mujer.

El dinero que presuntamente estafaron no lo gastaron solo en la compra de relojes de alta gama y joyas. El Casino de Mallorca era la perdición de ‘Charly’. Los trabajadores del salón de juego lo apodaban Donald Trump por su parecido con el presidente de EEUU. Carlos García Roldán, encarcelado en Colombia desde que fue detenido el pasado febrero, visitó el establecimiento 227 veces y gastó 712.100 euros. No fue el único de la supuesta banda que era adicto al juego. El constructor José Antonio Mir, otro de los investigados, estuvo apostando en 126 ocasiones.