El protagonista de la historia, David Todd, en la actualidad. | Alaska TV

25

Un viaje con amigos a Magaluf cambió la vida de David Todd en 2013. Se vio involucrado en una pelea multitudinaria en Punta Ballena y acabó siendo acusado por error de haber herido gravemente a un portero de discoteca, que perdió un ojo debido a las lesiones sufridas.

Fue enviado a la cárcel de Palma, donde compartió celda con un hombre que descuartizó a su hermano en Pere Garau.

Este es el resumen del vuelco que dio su día a día desde entonces y que ahora David, ya en libertad, ha contado en el programa Young, Dumb and Banged Up In The Sun de Channel 5.

A las seis de la madrugada del 27 de mayo de 2013 hubo una pelea en Punta Ballena. Él recibió una multitud de golpes y acabó en el suelo.

Solo recordaba que había sido detenido. El portero agredido, que perdió un ojo a consecuencia de las lesiones, le señaló en una rueda de reconocimiento. Puesto a disposición judicial, el juez de guardia lo envió a prisión, a pesar de mantener en todo momento su inocencia.

En la cárcel de Palma hizo un amigo, «pero se acabó suicidando por la presión», relató en televisión. Uno de sus compañeros de viaje tiempo después admitió que había sido él el autor de la salvaje agresión al portero, pero ni así logró cambiar el rumbo de la vida de David.

El portero seguía manteniendo que había sido él. El pago de 65.000 libras a la víctima, después de que su padre pidiera un préstamo y vendiera «casi todo lo que tenía», evitó ir a juicio y exponerse a una posible pena de 13 años de prisión. Luchó para poder ser enviado a una cárcel de su país y lo logró.

Tres años después fue puesto en libertad. En su aparición en el programa no se olvidó del portero, al que le lanzó un mensaje. «Te equivocaste y arruinaste mi vida. No sé si podré perdonarte», sentenció.