Buceadores del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil han hallado muerto en la Punta de n'Amer. | Alejandro Sepúlveda

10

Buceadores de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil hallaron pasadas las 15.00 horas de este jueves el cuerpo sin vida de un joven de 17 años, vecino de Manacor, en el fondo del mar entre la Punta de n’Amer y la playa de s’Illot –frente a la playa de sa Coma–, entre los municipios de Sant Llorenç y Manacor.

El menor se encontraba practicando pesca submarina en compañía de un amigo de la misma edad, que dio la voz de alarma al ver cómo su compañero no regresó junto a él a la superficie.

A partir de ese momento se movilizaron los servicios de emergencias. Los GEAS se desplazaron hasta el punto exacto donde señaló el testigo. Tras horas de intensa búsqueda, finalmente los agentes localizaron el cuerpo sin vida del chico a unos 16 metros de profundidad.

Hipótesis

Las primeras hipótesis de la investigación apuntan a que el joven pudo sufrir una indisposición una vez sumergido. El fallecido, a pesar de su corta edad, contaba con una gran experiencia en prácticas relacionadas con el submarinismo. Este jueves, como muchas otras veces, eligió la zona de s’Illot para disfrutar de una de sus pasiones. Sobre las diez de la mañana comenzó, junto a un amigo, la inmersión. Todo parecía ir bien hasta que su compañero de aventuras inició el ascenso a la superficie. La tardanza en aparecer de la víctima le puso en alerta. Decidió avisar a los servicios de emergencia, a los que explicó lo ocurrido.

Alrededor de las once, hasta el lugar indicado por el testigo, se desplazaron los GEAS de la Guardia Civil, miembros de Protección Civil y la embarcación de Salvamento Marítimo Salvamar Illes Pitiuses, que tiene base en Portocolom. Los agentes de la Benemérita encontraron el cuerpo sin vida del joven pasadas las tres de la tarde. La Guardia Civil avisó al juzgado de Instrucción número 1 de Manacor, en funciones de guardia, y un médico forense se desplazó hasta el lugar del hallazgo para proceder a la diligencia del levantamiento del cadáver.

La víctima era hijo de uno de los oficiales más queridos y respetados de la Policía Local de Manacor. Numerosos agentes del cuerpo colaboraron en el dispositivo de búsqueda del menor en la playa de s’Illot y mostraron su consternación nada más conocer la trágica noticia.

El baloncesto balear mostró sus condolencias por la muerte del joven, que jugaba en el Bàsquet Manacor. «Es un día triste para las personas que formamos el club y para los familiares y amigos de Pau Martínez. Nos ha dejado mientras practicaba una de sus pasiones, el submarinismo», escribió el club en Facebook.