Uno de los detenidos en la operación antidroga en Magaluf, en el momento de ser introducido en el coche policial. | Michel's

27

Sólo unas horas después de que el delegado del Gobierno en funciones, Ramón Morey, y el coronel de la Guardia Civil, Alejandro Hernández Mosquera, visitaran Punta Ballena para conocer de primera mano la situación allí, la Benemérita llevó a cabo un gran operativo antidroga en Magaluf. Este viernes había al menos doce detenidos y se habían registrados pisos y locales.

Por la mañana llegó el primer zarpazo antidroga, cuando una quincena de agentes del Área de Investigación, con dos perros adiestrados, llegaron a la calle Notari Alemany y arrestaron a dos sospechosos. A continuación, registraron una furgoneta y un bar, donde supuestamente se vendía marihuana y otras sustancias estupefacientes.

Noticias relacionadas

El despliegue lo coordinó in situ un capitán y los agentes se llevaron cajas llenas de documentación y material intervenido. Los arrestados se taparon el rostro cuando detectaron la presencia de nuestro fotógrafo.

A la una se recobró la normalidad en Magaluf, pero por poco tiempo. Estaba por llegar el segundo operativo, todavía más contundente que el primero. La Policía Judicial de Calvià cortó varias calles y controló las entradas y salidas de Magaluf, en una especie de ‘operación jaula’. En esta ocasión, el golpe antidroga iba dirigido a una organización africana que controlaba parte del narcotráfico en Punta Ballena y alrededores, y que abastece de pastillas y de cocaína a los turistas. Al menos doce sospechosos fueron arrestados y un juzgado de Palma autorizó una serie de registros en pisos y locales.

El operativo fue seguido con gran interés por vecinos y curiosos, que se congregaron en las calles donde se concentró la Guardia Civil. «Estamos muy contentos que detengan a esta gentuza que se dedica a vender pastillas y droga a los chavales», explicó uno de los comerciantes de la zona a este diario.