Gloria Francisca, la mujer asesinada, en una foto reciente junto a su hijo, que se encuentra ahora en paradero desconocido con su novia. La policía investiga si han abandonado la Isla rumbo al extranjero.

4

La policía investiga si Gloria Zabala, la mujer asesinada en su casa de s’Arenal, fue atacada el viernes por la noche. De hecho, a las 21.15 horas wasapeaba con su jefa y se desconectó de súbito. Ya no volvió a conectarse nunca más. Su hijo, en cambio, contó cuando interpuso la denuncia por desaparición que el domingo había ido a trabajar y habían coincidido, algo que parece imposible.

Aparte, existe un testigo. Se trata de un comercial de una empresa de agua que a las cinco horas del domingo esperaba el autobús cerca de Aqualand. Llevaba una camiseta de su empresa y Gloria Zavala entabló conversación con él: «¿Qué costaría instalar este sistema en mi casa?». Poco después, el hombre se marchó y ella se quedó allí, esperando. El testigo no ha podido precisar si dijo que esperaba a «un familiar» o a «un amigo».

Esa tarde, según su hijo, Gloria Zavala iba a trabajar en una casa del Molinar, en Palma, cuyo propietario es un tal Luis. Nunca llegó. Pasaron las horas y no se supo nada de ella. Su mejor amiga, y madrina del hijo, se presentó en su casa de la Carretera Militar, 278, pero P., el menor, fue muy escueto: «Mamá no ha vuelto de trabajar».

Noticias relacionadas

Luego se fueron a un McDonald’s a cenar y la madrina durmió en la casa, con él, esperando el regreso de Gloria Zavala. Para justificar que no había avisado antes de la ausencia de la progenitora, el hijo contó que el domingo pronto le había quitado la tarjeta del móvil «para castigarme». Sin embargo, por la tarde, P. pudo wasapear. Por consiguiente, había recuperado la tarjeta, pero supuestamente no había visto a su madre.

La relación entre madre e hijo había sido siempre buena, aunque en las últimas semanas se había deteriorado mucho. Gloria Zavala no aprobaba la relación de P. con J., la menor de 17 años vecina del Coll d’en Rabassa. Los dos jóvenes iban al mismo instituto de esa barriada, pero ella a un curso superior. La policía investiga si P. se enfureció porque su madre le retiró la tarjeta del móvil y discutió acaloradamente con ella por ese motivo.

Sobre las causas de la muerte de la mujer ecuatoriana, la línea principal de investigación es que pudo ser asfixiada, aunque la autopsia no ha sido concluyente. El registro de llamadas del móvil de Gloria Zavala está siendo rastreado, para saber quién fue la persona que habló con ella por última vez.

La Fiscalía de Menores ha ordenado el secreto de sumario, mientras que la policía sigue una pista que apunta a la huida de los menores de la Isla en dirección a Francia o Bélgica.