El Obispado ha presentado una denuncia por agresiones, hurtos y amenazas de muerte. | M. À. Cañellas

6

El Obispado de Mallorca ha denunciado agresiones a religiosos y amenazas de muerte, así como hurtos y destrozos, en diferentes parroquias, colegios y casas de la iglesia desde el pasado mes de noviembre. Al parecer, una mujer que sufre algún tipo de trastorno se encuentra detrás de estos hechos y su última agresión ha tenido lugar este Martes Santo contra el vicario de la parroquia de El Molinar.

Según confirman a este periódico, la denuncia se presentó el pasado mes de noviembre en el Juzgado de Guardia y se ha ampliado en, al menos, cinco ocasiones. Al margen, varias congregaciones religiosas han presentado particularmente sus denuncias, como es el caso de los Agustinos, después de que la mujer mordiera en el brazo a un religioso o le rompiera las gafas a otro.

Hace dos semanas, la mujer fue arrestada tras intentar pegar al cura de La Merced, pero «a las pocas horas ya estaba de nuevo otra vez allí», asegura un párroco, que confirma que hay preocupación y miedo por lo que está ocurriendo.

Desde el Obispado explican que es un asunto complicado y piden que se ayude a esta persona, dado que ha quedado demostrado que no se encuentra bien.

En estos cinco meses, la mujer se ha personado en al menos medio centenar de espacios de la Iglesia, de Palma e Inca, con el fin de agredir físicamente o amenazar a la gente que se encuentra en ellos. En otras ocasiones, ha robado objetos o ha cometido algunos destrozos, como ocurrió en el colegio de las religiosas Teatinas, donde rompió cristales.

Noticias relacionadas

Además, según testigos de los hechos, suele acompañar sus acciones con frases y expresiones «pseudoreligiosas» o frases incongruentes.