‘El Ico’, en una de sus múltiples visitas a los juzgados de Vía Alemania de Palma. | Alejandro Sepúlveda

6

Francico Tomás Fernández Cortés, más conocido comoEl Ico, está disfrutando de sus primeros días de libertad. Lo hace tras haber cumplido una de las condenas firmes que tenía dictadas. El hijo de ‘La Paca’ está a la espera de ingresar de nuevo para cumplir la parte de la condena del ‘caso Kabul’ que le fue impuesta, y que ahora la Audiencia ordenó la ejecución.

Una de las particularidades de la puesta en libertad es que no puede acercarse al poblado de Son Banya. ‘El Ico’, tiene en vigor una orden de alejamiento de 500 metros de su sobrina y de la pareja de ésta por un presunto caso de violencia doméstica. Concretamente, aceptó una pena de un año de prisión por amenazar con una katana a su sobrina.

Regreso a prisión

Los días de libertad del hijo de la mayor narcotraficante de España tienen los días contados. La Sección Segunda de la Audiencia Provincial inició hace unos días la ejecución de la sentencia del ‘caso Kabul’. El tribunal remitió al centro penitenciario de Palma orden de retención respecto a ‘La Paca’ y sus hijos ‘La Guapi’ y ‘El Ico’ para que comiencen a cumplir sus condenas de cinco años y medio. Las dos mujeres están ahora en la cárcel: la matriarca ya en tercer grado y ‘La Guapi’ en preventiva, pendiente de un juicio por drogas en el que afronta una elevada petición de cárcel tras ser sorprendida con más de tres kilogramos de cocaína. El hijo, ahora en libertad, fue condenado a 5 años y medio de prisión.

Noticias relacionadas

De los mismos, cumplió en preventiva tres años y ocho meses. Consecuentemente, deberá ingresar de nuevo para cumplir el tiempo que le resta. Pero los problemas judiciales para ‘El Ico’, al igual que su hermana ‘La Guapi’, se multiplican. Francisco Tomás está pendiente de un juicio en el que el ministerio público le solicita siete años de prisión por un tema de tráfico de drogas.

Testifical polémica

La puesta en libertad de ‘El Ico’ coincide con la polémica suscitada en torno a su declaración en calidad de testigo, en febrero de 2016.

El hijo de ‘La Paca’ tuvo ese día cinco careos con otros tantos policías locales de Palma. Les acusaba de extorsión. De los cinco agentes imputados, tres terminaron ese día en prisión tras breves rifirrafes con el testigo. Ahora, el vídeo de esas diligencias ha revelado que pudo recibir indicaciones de la acusación.