La Guardia Civil cree que el acusado robó dinero a su exsuegro tras el crimen. | Alejandro Sepúlveda

4

El acusado del crimen de Sencelles se enfrenta a una petición de prisión permanente revisable. La primera solicitud de este tipo en Mallorca. La abogada de la familia de la víctima reclama que se le imponga esta condena por arrebatar la vida a una persona «especialmente vulnerable por su enfermedad y discapacidad».

El fallecido, Juan Antonio Florit, tenía la movilidad reducida en la parte derecha del cuerpo y una minusvalía física del 43 por ciento tras un accidente de moto que sufrió hace 30 años. El siniestro le provocó un acortamiento en la pierna de 1,50 centímetros.

El Ministerio Público pide 25 años de cárcel para Antonio B. por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento y otro de robo con violencia e intimidación. El acusado deberá indemnizar a la hija del fallecido con 100.000 euros y a los padres de la víctima con 75.000.

El crimen se produjo la noche del 15 de mayo. El procesado se dirigió a la finca de Juan Antonio Florit, de 57 años, en el camino de Son Creixell. El padre de su expareja, con la que tiene una hija menor de edad en común, se encontraba trabajando en un almacén junto a la casa. La víctima, al reconocerlo, le abrió la puerta y le dejó pasar al interior.

Noticias relacionadas

Una vez dentro, mientras estaban en la cocina, Antonio B. le pidió dinero y su exyerno se negó a entregárselo. El acusado, que sabía que Florit tenía diagnosticada depresión, según la acusación particular, le golpeó varias veces con un recipiente de cerámica y una olla. Luego le asestó «más de 40 puñaladas». La agresión fue salvaje.

Ataque

El ministerio fiscal señala que el perjudicado «no esperaba ni preveía el ataque». No se pudo defender. El acusado, de 42 años, después de acabar con la vida de Florit, revolvió la casa. Cogió un bote de una estantería de la cocina, que contenía una cantidad desconocida de dinero, y el móvil de la víctima. Cerró las puertas de la vivienda y de la finca y huyó.

La Policía Judicial de la Guardia Civil detuvo al exyerno de Juan Antonio Cifre, tres días después, como presunto autor del brutal asesinato. Antonio B. se encuentra en prisión preventiva, desde el 20 de mayo, a la espera del juicio.