Zona en la que se ha procedido al rescate de Julen. | Efe

33

Los servicios de rescate han hallado muerto a Julen, el niño de dos años que cayó a un pozo de Totalán, en la madrugada de este sábado, según han informado fuentes del operativo.

La Brigada de Salvamento Minero ha encontrado el cuerpo sin vida del pequeño a las 01.25 horas en el punto donde se le buscaba, después de cavar manualmente y con gran dificultad los cuatro metros que separaban el pozo donde se encontraba el menor y el túnel paralelo.

Los servicios de emergencia han activado la comisión judicial para proceder al levantamiento del cadáver. Minutos antes de activar todos los protocolos, se ha avisado a la familia del pequeño. Se han vivido momentos de tensión y se han escuchado gritos de «¡otra vez no!, ¡otra vez no!», posiblemente en referencia al otro hijo, de 3 años, hermano mayor de Julen, que la pareja perdió hace pocos años.

Posteriormente, el cuerpo sin vida de Julen ha sido extraído del pozo y un furgón funerario ha trasladado sus restos.

Noticias relacionadas

Hechos

El pequeño se deslizó el domingo 13 de enero en un pozo que carecía de permiso mientras la familia disfrutaba de un día de campo. Julen corría cerca de los padres y una familiar vio como el niño caía al pozo.

Desde el trágico suceso, se han sucedido los infortunios del rescate, que se han ido retrasando debido a las complicaciones que los especialistas se han encontrado sobre el terreno. Después de cavar un túnel vertical, paralelo al que cayó Julen en la finca privada de Totalán, en Málaga, la Brigada de Salvamento Minero llegada de Asturias inició el rescate. Los mineros picaron manualmente una galería para conectar el túnel con el pozo donde estaba el pequeño.

El padre de Julen se quejó en su día de la falta de medios con la que han contado los equipos de rescate en los primeros días. También el alcalde de Totalán criticó que se estaba trabajando «con mucha improvisación». Sin embargo, los expertos no dejaban de repetir que había esperanza para encontrar con vida a Julen. Desgraciadamente no ha sido así.

Ésta no es la primera ocasión que la tragedia golpea a la familia del niño que se precipitó el domingo 13 de enero a un pozo en Totalán, en Málaga. En 2017, los padres de Julen perdieron a un hijo de tan solo tres años.