Previous Next
8

Una bolsa de chuches de Julen es todo lo que hasta al momento han podido hallar en Totalán, Málaga, donde los equipos de rescate trabajan incesantemente para tratar de localizar al niño de dos años que este domingo se precipitó a un pozo de prospección de agua de más 100 metros de profundidad.

De momento no hay ni rastro del pequeño, pese a los intentos de los equipos de emergencias por hallarlo. Se ha inspeccionado durante horas el estrecho conducto a través de cámaras, pero todo ha sido infructuoso hasta el momento, y un derrumbe en la zona ha complicado las labores de rescate.

Los equipos de rescate siguen intentando acceder, de momento sin éxito, al fondo del pozo donde cayó Julen tras más de 17 horas de trabajo, han informado fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias 112 Andalucía.

Noticias relacionadas

Parte del personal que ha estado trabajando durante toda la noche ha sido relevado este lunes por la mañana para que otros equipos continúen con la labor. Los trabajos se centran en acceder con una cámara para visualizar dónde se encuentra el pequeño, que hasta el domingo por la noche no había sido ubicado, aunque había alcanzado unos 75 metros de profundidad; también se trata de averiguar si hay agua en el fondo del agujero.