Los dos acusados, en el juicio que tuvo lugar en octubre en la Audiencia de Palma. | ALEJANDRO SEPULVEDA

5

Un joven ha sido condenado a seis años de cárcel por violar a una mujer en una casa abandonada de Cala Rajada en 2015. El acusado, de 22 años, deberá abonar una multa de 180 euros por un delito leve de lesiones e indemnizará a la víctima con 3.000 euros. Un tribunal de la Sección Primera de la Audiencia Provincial ha absuelto a otro sospechoso de la misma edad.

Los jueces consideran probado que la agresión sexual ocurrió el 14 de septiembre. La mujer estuvo en la discoteca donde trabajaban los dos procesados. Esperó a los jóvenes a la salida y los tres se dirigieron en coche a una casa abandonada. La víctima y los acusados hablaron de hacer un trío durante el trayecto.

Una vez en el interior de la vivienda fueron a una habitación en la que había un colchón con sábanas y dos mesillas de noche con velas. Los tres se desnudaron y la mujer consintió mantener relaciones sexuales con ambos, aunque uno de ellos, poco después, se marchó de la habitación disgustado y se vistió. El joven que siguió se mostró agresivo con la mujer tras lo ocurrido con su amigo y comenzó a insultarla.

Le golpeó fuerte las nalgas y le hizo daño durante la relación. La perjudicada pidió al chico que parara y este se negó. La víctima logró zafarse, huyó del lugar desnuda y gritando que la habían violado. Los dos acusados dijeron en el juicio que las relaciones fueron consentidas.

La víctima, asistida por el abogado Miguel López Bortón, no acudió a la vista oral.

La sentencia se basa en que la denunciante se llevó los calzoncillos de la persona que la agredió. «No entendemos por qué si no fue insultada, escupida, en definitiva, agredida sexualmente decidiría dejar la mitad de sus cosas para salir solo en camisa y portando su bolso y unos calzoncillos ajenos».

Una magistrada ha dictado un voto particular en el que explica que no hay prueba suficiente para condenar al joven. La jueza Eleonor Moyá destaca que le parece «significativo» que la víctima no se presentase en el juicio y añade que la mujer consintió mantener relaciones con los acusados y que no ha quedado aclarado lo ocurrido durante el acto sexual.