El detenido, Bohdan Kunytskyy (centro), en una imagen de Facebook. | Facebook

5

-112: Emergències 112, ¿amb què us puc ajudar?
-Bohdan Kunytskyy: Hola, ¿qué tal? Buenas tardes.
-112: Sí, hola.
-B.K.: Hay dos cadáveres en Santa Lavinia.
-112: ¿Dónde?
-B.K.: Santa Lavinia 23, Costa d’en Blanes.
-112: Vale, hay dos cadáveres. ¿Dónde? ¿En un domicilio?
-B.K.: En la casa.
-112: Vale. ¿Qué ha ocurrido, lo sabe?
-B.K.: Una pelea y una discusión familiar.
-112: ¿Y usted es familiar o conocido?
-B.K.: Teóricamente sí.
-112: ¿Pero a qué se refiere con teóricamente?
-B.K.: Bueno, ¿les espero aquí?

Kunytskyy, ucraniano de 28 años, llamó al 112 después de asesinar de 24 cuchilladas a su padrastro, Pedro Antonio Serra, y dejar herida de gravedad a su madre, Elena Kunytska, tras 21 puñaladas en un chalet de la Costa d’en Blanes. El joven, que pensó que había matado a los dos, subió a su habitación y se cambió de ropa. La Guardia Civil acudió de inmediato al domicilio y detuvo al sospechoso.

La Fiscalía solicita 36 años de cárcel por un delito de asesinato consumado, con alevosía y ensañamiento, y otro intentado. El agresor se encontraba sobre las nueve de la noche del 11 de enero de 2018 en el domicilio donde residía su madre junto a su padrastro, una lujosa casa de la calle Santa Lavinia.

El ministerio público recoge en su escrito que el joven se enfadó porque su madre le exigía que buscara trabajo. Fue a su habitación y cogió un cuchillo tipo bayoneta, de 12 centímetros, que había comprado días atrás. El procesado volvió hasta donde se encontraba su madre y le asestó tres puñaladas.

Noticias relacionadas

Pedro Antonio Serra intentó defender a su mujer y golpeó al joven con un palo de billar en la cabeza, pero no pudo evitar que el agresor le propinara tres cuchilladas. El acusado salió fuera del chalet y lanzó la bayoneta al jardín de su vecino. Al regresar al interior de la casa comprobó que Elena Kunytska y Pedro Antonio Serra aún respiraban. Cogió un cuchillo jamonero y se dirigió a su padrastro. «¿No me decías rusito? Pues toma rusito», le espetó antes de darle 21 puñaladas más.

La violencia fue tan extrema que rompió la punta del arma. Inmediatamente después se acercó a su madre y le dio 18 cuchilladas. Kunytskyy, tras el crimen, cogió el móvil del fallecido y llamó al 112.

Pedro Antonio Serra falleció por un shock hipovolémico con parada cardiorrespiratoria. Elena Kunytska sufrió heridas muy graves, pero logró sobrevivir. Estuvo una semana hospitalizada y las lesiones sanaron al cabo de 299 días. El fiscal reclama que el acusado indemnice a los herederos de Pedro Antonio Serra en 125.000 euros a cada uno de ellos por el fallecimiento de su padre. El hombre, de 61 años, tenía dos hijas y un nieto. Además, solicita que el joven abone a su madre 145.000 euros.

El abogado de la familia del fallecido, Carlos Barceló, solicita que impongan a Bohdan Kunytskyy una condena de 25 años de prisión y que indemnice a las hijas de la víctima con 150.000 euros para cada una. Un tribunal popular juzgará el caso.