1

La Fiscalía solicita 14 años de cárcel para un hombre acusado de incendio y amenazas por prender fuego, hace dos años, a la cochera de la casa de su suegra en Muro, donde dormían su mujer y sus dos hijos.

La sección segunda de la Audiencia de Palma celebrará este martes una vista previa al juicio contra A.M.C., de 37 años, que se encuentra en prisión preventiva por estos hechos desde el 1 de diciembre de 2016.

En su escrito de acusación, la Fiscalía relata que a mediados de noviembre de ese año el procesado amenazó a su esposa, con la que llevaba casado 13 años, en presencia de un hermano de ella.

«No me hagáis una putada, que ya veis siendo bueno las cosas malas que hago, siendo malo imaginad lo que os puedo hacer; me doy miedo a mí mismo de lo que puedo hacer, id con cuidado porque os puedo hacer mucho daño», les dijo, presuntamente, en alusión a un conflicto económico relacionado con la madre de su esposa.

Días después la mujer le pidió la separación tras una larga crisis ligada a la adicción del acusado a sustancias estupefacientes, pero él encajó mal esa decisión.

El 25 de noviembre, relata la Fiscalía, el hombre se presentó en casa de su suegra, por lo que su esposa llamó a su hermano, quien se personó en la vivienda y fue recibido con la amenaza por parte de su cuñado de que le iba a matar, «a arrancar la cabeza».

Cinco días más tarde, a las 4 de la madrugada, el acusado volvió a la casa de la suegra, donde se había trasladado su mujer y los hijos de la pareja, un niño que entonces tenía 11 años y otro de 7 que con una diversidad funcional que le impide caminar.

El procesado, tras escalar una pared, accedió al garaje y prendió fuego al coche adaptado a las necesidades de su hijo pequeño, por el que había tenido una disputa con su mujer. Al huir, dejó abierta la puerta de la cochera a un patio lleno de objetos inflamables que conectaba con la vivienda donde dormía su familia, según la Fiscalía.

Puso en riesgo la vida de su familia y también la de unos vecinos cuya casa también resultó parcialmente dañada, aunque sus propietarios han rehusado reclamar compensaciones.
Por todo ello, la Fiscalía pide para el acusado 13 años de prisión por un delito de incendio, 1 año más de reclusión por amenazas en el ámbito familiar y 540 euros de multa por amenazas leves, además de alejamiento de su exesposa y del pago de 11.900 euros por el turismo que quemó y de 22.543 euros por los daños en la vivienda.