El cadáver que apareció en el mar en Pollença llevaba tres pantalones | Archivo

3

El cadáver mutilado que apareció el viernes en aguas del Port de Pollença pertenece a un varón y llevaba tres pantalones. Este último detalle hace pensar a los investigadores que se trata de un inmigrante ilegal que cayó de una patera y su cuerpo, semanas después, fue arrastrado hasta la playa.

Noticias relacionadas

Tal y como adelantó este sábado en exclusiva Ultima Hora, el hallazgo se produjo de forma casual en la playa donde muchos deportistas practican surf y kitesurf, en la entrada del Port de Pollença, a la altura del kilómetro 63 de esa carretera. Una persona se topó con los huesos y dio aviso de inmediato a los servicios de emergencia.

Se trataba de un cuerpo de cintura para abajo, sin pies, y llamó la atención desde el principio que parecía que llevaba varias capas de ropa en las piernas. Sin embargo, su estado estaba en avanzada descomposición y no fue en una posterior inspección más minuciosa cuando se confirmó que portaba, en realidad, tres pantalones distintos, uno encima del otro. Muchos inmigrantes se abrigan de esta forma para aguantar las bajas temperaturas de las travesías nocturnas, sobre todo en invierno. Así pues, no se descarta que el náufrago muriera meses atrás y durante todo este tiempo su cuerpo hubiera estaba a merced de las corrientes marinas, hasta llegar al Port de Pollença. En un primer momento, tras el hallazgo, se pensó en que podía tratarse de algún suicida sin identificar que murió en la zona del faro de Formentor y llegó luego hasta el Port, pero con el dato de los tres pantalones todo apunta a la hipótesis de que la víctima era un inmigrante.