El joven de 19 años detenido tras el crimen permanece en prisión. | Alejandro Sepúlveda

Un testigo presencial de la muerte del cineasta holandés Wouter van Luijn en Son Banya declaró ayer en el juzgado que el ataque fue por la espalda. La declaración contradice la versión de Adrián F., el joven de 19 años que se encuentra en prisión por el crimen.

El investigado sostuvo en su declaración judicial que la muerte se produjo en medio de una pelea entre ambos. El testigo cuenta otra cosa: el ataque se inició con un golpe fuerte por la espalda en la cabeza. La víctima dio unos pasos trastabillados, cayó al suelo y, de acuerdo con el testigo, no volvió a levantarse. La autopsia que se le practicó revela que tenía graves daños en la cabeza y una hemorragia masiva que provocó su muerte.

Noticias relacionadas

El suceso ocurrió en la madrugada del 13 de julio en el poblado de Son Banya. El sospechoso y la víctima se encontraron allí. Tras la agresión y el supuesto robo de los 700 euros que van Luijn llevaba encima. El joven trasladó al herido hasta el hospital de Son Espases en un Volkswagen Tiguan que le había alquilado. Contó a la policía que pasaba por las inmediaciones de Son Banya y que vio a cinco adolscentes golpear al cineasta, les puso en fuga tras tocar el claxón y socorrió al herido: le echó agua en la cara y después le llevó al hospital. Esta versión no le cuadró a la policía que apenas un día después de los hechos detuvo al sospechoso. Ingresó en prisión.

El juzgado de Instrucción 3 de Palma, encargado de las actuaciones, citó este miércoles para declarar a dos testigos, ambos residentes en Son Banya y que presenciaron lo ocurrido. Uno de ellos no compareció y será citado de nuevo. La investigación judicial está pendiente de que se presenten varios informes y otras diligencias.