Claire Higgins posa con la pitón albina ‘Norman’. | A. Sepúlveda

23

'Norman’ –así se llama la pitón albina que anduvo fugada– descansa de nuevo en casa, de donde nunca salió, aunque su aventura fuera del terrario se convirtió en poco tiempo en gran protagonista de las charlas de los vecinos de Llucmajor y de las redes sociales.

La serpiente macho, de algo más de un metro y dos años de edad, fue localizada a escasos metros del espacio en el que habita horas después de que la Policía Local advirtiera de una fuga muy comentada en el municipio y que atrajo a varios curiosos a la calle Bisbe Jaume.

«Me asusté al ver que no estaba en el terrario y avisé a la policía por si había salido a la calle por la parcela de tierra que tenemos detrás de la casa», explica Claire Higgins, que se hace cargo de la serpiente mientras su hijo está fuera. Sorprendida por el enorme revuelo que generó la noticia en las redes sociales, Claire Higgins explica que «hubo mucho revuelo, pero la serpiente no es peligrosa».

Sus perros rompieron el terrario y la serpiente, asustada, buscó cobijo detrás de un armario. Después de horas de búsqueda, ‘Norman’ apareció y puso punto final a su aventura para volver a un nuevo hábitat.

Noticias relacionadas