Imágenes del operativo llevado a cabo por la policía el jueves por la tarde noche. | A. Sepúlveda

4

Los carteristas habían convertido el Bierkonig, una de las mayores cervecerías de la Platja de Palma, en uno de sus locales favoritos para actuar. La Policía Nacional había recibido en apenas un mes hasta 120 denuncias por hurtos, entre teléfonos móviles, documentación y dinero, a turistas que se encontraban en el establecimiento.
La mayoría de víctimas han sido turistas extranjeros, principalmente de nacionalidad alemana.

Inspección

La Policía Nacional registró el jueves por la tarde noche el complejo de ocio. El operativo, en el que participaron unos 70 agentes de distintas unidades con el apoyo de funcionarios de Inspección de Trabajo, comenzó a las 20.00 horas. Según informó ayer la Policía Nacional, el dispositivo tenía como objetivo «controlar la regularización de personas extranjeras en nuestro país, que no se cometa ninguna infracción penal sobre el derecho de los trabajadores, realizar una inspección en el ámbito de la seguridad privada, y controlar la cantidad de hurtos que se realizan en dicho complejo».

Al respecto, los agentes habían recibido hasta 120 denuncias por hurtos en apenas un mes a turistas en el establecimiento, aunque se cree que pueden ser muchos más ya que hay víctimas que no han denunciado los hechos. Los agentes tienen constancia de que los carteristas son un grupo organizado de rumanos que se mezclan entre el público, haciéndose pasar por veraneantes, y aprovechan que los turistas van bebidos para sustraerles la cartera, el móvil y otros efectos de valor. Los agentes buscaron entre los clientes a posibles ladrones y se procedió a su identificación.

Noticias relacionadas

Documentación

Durante el operativo, los agentes e inspectores de Trabajo también recabaron documentación de hasta 150 empleados que se encontraban en ese momento trabajando en el establecimiento. La documentación será analizada en los próximos días para detectar que no se hayan producido irregularidades laborales.

La policía intensificará los controles en las zonas de ocio de la Platja de Palma para poner freno a los desmadres que se producen a causa de las aglomeraciones de turistas.