Entre los animales que se custodian por Natura Park por petición judicial, hay gallos de pelea, caballos y en las instalaciones llegó a estar el mono Tití de ‘El Ico’. | ALEJANDRO SEPULVEDA

15

El Ministerio de Justicia debe alrededor de 600.000 euros a Natura Park por el cuidado de animales incautados en diferentes operaciones, muchas de ellas contra narcotraficantes.

La fundación guarda en depósito desde caballos a gallos de pelea y se encarga de mantenerlos. El problema con el que se encuentra es que el ministerio no hace frente a la factura hasta que hay una sentencia firme sobre el caso en concreto.

Junta de jueces

Como la resolución de algunos de estos asuntos se demora años, Natura Park asume un coste financiero muy elevado. Ante esta situación, los responsables de la entidad acudieron en primer lugar a la Delegación del Gobierno para intentar desbloquear los pagos, que intentó hacerlo ante el Ministerio y trasladó la problemática a los órganos de gobierno judiciales.

La situación ha llegado tanto a la junta de jueces de instrucción de Palma y a la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia. Los jueces han valorado la opción de acudir a organismos oficiales como la Oficina de Recuperación y Gestión de Archivos del Ministerio para intentar no sobrecargar más a la entidad con sede en Santa Eugenia.

Un ejemplo de la duración de estas causas es el ‘caso Kabul’. En la operación que se llevó a cabo en Son Banya se incautaron treinta caballos, muchos de los cuales terminaron en Natura Park. Diez años después, aún está pendiente de una resolución definitiva por parte del Tribunal Supremo. Algo similar ocurrió en la incautación del supuesto tesoro de ‘La Paca’, la expatriarca del poblado gitano. Desde Natura Park rechazan hablar del problema económico y mantienen que desarrollan una colaboración habitual con la Justicia.

Gallos, caballos y hasta el mono Tití que tenía ‘El Ico

Entre los animales que se custodian por Natura Park por petición judicial, hay gallos de pelea, caballos y en las instalaciones llegó a estar el mono Tití de ‘El Ico’. También se envían animales que han sido incautados por el Seprona por irregularidades administrativos y la fundación se ocupa de su cuidado.