Feliciano Franco se reincorpora a su puesto de trabajo. | A. Sepúlveda

16

El juez Miquel Florit ha dictado un auto judicial en el que levanta las medidas cautelares a tres policías de la Unidad de Patrulla Verde y tempera las mismas a un cuarto agente. Se trata de una decisión tomada con la oposición del fiscal anticorrupción.

Los agentes Rafel Amengual, Joan Carvajal y Joan Taberner, todos ellos adscritos a la unidad de Patrulla Verde, podrán incorporarse de nuevo a su puesto de trabajo. Del mismo modo, también se permite al oficial Feliciano Franco su incorporación laboral. Este último, para evitar problemas y de acuerdo con el jefe de la Policía Local, Josep Palouzié, pactó su marcha a otra comisaría.

Esta decisión ha sido muy bien acogida en el seno policial, especialmente porque se trata de cuatro agentes que permanecieron varios meses privados de libertad y desterrados a prisiones de la Península por orden del juez Manuel Penalva, magistrado recusado del caso. Ahora, al menos tres de ellos vuelven a sus puestos de trabajo sin medidas cautelares. A los cuatro agentes de Patrulla Verde hay que sumarles también la incorporación laboral de José Antonio Manzanares y de Jerónimo Urrea, a los que, nada más salir de prisión, se les autorizó su incorporación.

El juez Miquel Florit, en los próximos días, tendrá que resolver la petición de recurso de seis policías más que se encuentran en una situación muy similar a la de Amengual, Taberner, Franco y Carvajal. El magistrado entiende que «se considera conveniente el levantamiento de medidas cautelares, siempre respetando la presunción de inocencia, y se considera necesario la toma de unas medidas cautelares adecuadas y proporcionadas».