Durante toda la jornada de este domingo en Porreres no había otro tema de conversación. | Julio Bastida

18

El municipio de Porreres arropa de forma unánime al vecino que mató de un tiro al uno de los integrantes de la banda de ladrones que asaltaron su vivienda. Durante toda la jornada de este domingo en el pueblo no había otro tema de conversación. Todos los residentes consultados justificaban la actuación del empresario jubilado Pau R., y solicitaban mayor presencia policial.

«Acabo de leer en el periódico que quieren imputar al dueño de la casa por un homicidio imprudente. Me parece una salvajada por parte de la Justicia. Este buen hombre se quedó corto. Yo cogería una repetidora y lo dejo frito. La Ley está hecha para beneficiar a los maleantes. Más mano dura pondría yo en este país», apuntaba Antoni. Por su parte, Francesc, vecino del municipio y víctima de un robo en su domicilio recientemente, decía: «Entraron en mi casa hace unas cinco semanas. Me estaban vigilando. Entre las nueve y las once de la mañana, a plena luz del día, entraron y desvalijaron la vivienda. Se lo llevaron todo. No hay derecho. Denuncié los hechos ante la Guardia Civil pero no han hecho nada. Sabemos quiénes son, pero como no los hemos pillado con las manos en la masa no podemos hacer nada. Sobre el ladrón fallecido -explicó Francesc-, lo único que puedo decir es que Pau estaba defendiendo su casa, su propiedad», concluyó el vecino.

Joan Pastor, Bárbara Nadal y Antònia Gómez, son vecinos de la zona que también han sido víctimas de numerosos robos. «No hay que desear la muerte de una persona, pero encontramos correcta la actuación de este vecino. Lo que no se puede permitir bajo ningún concepto es que unos delincuentes entren en tu casa, te roben y encima te den una paliza. En Manacor, Petra, Vilafranca y Porreres nos están machacando a robos y nadie hace nada. Hace un tiempo, después de que me entraran a robar en una casa que tenemos en la zona de Es Serralt de Manacor, un policía nos dijo que así como cogían a los ladrones los jueces los soltaban», señalaba el grupo de vecinos. «Ahora no tenemos policía local de noche. Hay una gran sensación de inseguridad», apuntaba Cati Mora.

Noticias relacionadas