El joven falleció en el año 2015 tras prender fuego al colchón de su cuarto. | Alejandro Sepúlveda

16

El Juzgado de Instrucción ha abierto juicio oral contra la exdirectora del centro de Es Pinaret por la muerte de un interno que incendió su habitación en el año 2015. Junto a ella se sentará en el banquillo un jefe de mantenimiento del centro. Para ambos, la Fiscalía solicita una pena de dos años de prisión al entender que es a ellos a quien hay que achacar las deficiencias en el centro que impidieron que las alarmas y medidas de protrección contra incendios funcionaran de forma adecuada.

La defensa de la exdirectora niega cualquier responsabilidad. En su escrito de defensa, el letrado José Ignacio Herrero argumenta que el cargo de la acusada era de directora educativa y que las infraestructuras del centro dependían de forma directa de la gerencia.

Noticias relacionadas

La defensa también señala que la encausada solicitó la compra de colchones ignífugos y que alertó en varias ocasiones de las deficiencias a sus superiores. «La respuesta constante era que no había presupuesto, que no había dinero para realizar esas mejoras», señala.

Así, indica que informó de esos problemas incluso a varios altos cargos del Govern y que cuando, por su cuenta, ordenó la compra de algún material fue amonestada por ello. Además, critica a las acusaciones: «No tiene explicación la diferencia de tratamiento hacia mi patrocinada y hacia la gerente o hacia el anterior director, quienes, a juicio de esta parte, tienen mayor responsabilidad».

Sobre que no se aplicara un protocolo antisuicidio al menor, la defensa señala que no tuvo ningún conocimiento de que existiera ese riesgo. También niega que le fuera comunicado que no funcionaba la alarma de incendios en el centro. El caso pasará ahora a un juzgado de lo Penal para ser juzgado.