El exsubinspector de la Patrulla Verde Antoni Mesquida señaló a los políticos del Partido Popular Álvaro Gijón y José María Rodríguez en una explosiva declaración que hizo en sede policial y que fue remitida al Juzgado de Instrucción número 12 de Palma. | Joan Torres

51

«Un triunvirato de poder». Así define Antoni Mesquida, oficial de la Policía Local y exjefe de la Patrulla Verde, el control que ejercieron los expolíticos del PP Álvaro Gijón y José María Rodríguez; los comisarios Vera, Estarellas y Mut, y los empresarios del ocio Bartolomé Cursach y Miguel Pascual en la Platja de Palma. También se refiere al excalcalde de Llucmajor Joan Jaume (PP), a quien acusa de ‘diversiones’ similares a las de otros investigados en el caso.

Antoni Mesquida, que ostentaba el cargo de subinspector en comisión de servicio, realizó una declaración muy comprometedora en sede policial. El documento, que fue remitido al Juzgado de Instrucción 12, avala la teoría de la Fiscalía Anticorrupción. Se trata de la primera declaración de Mesquida de la que se tiene constancia sobre el ‘caso Cursach’, y forma parte del secreto de sumario que instruye el juez Penalba.

El oficial de policía se remonta a las elecciones del año 2011, que cambiaron el gobierno de Cort. Cayó Aina Calvo (PSOE) y entró el equipo del Partido Popular, encabezado por el alcalde Mateo Isern. En la declaración, Mesquida afirma: «Nada más comenzar la legislatura, el concejal de Seguretat, Guillermo Navarro, manifestó en prensa, antes del proceso selectivo, que el candidato para ser jefe de la Policía Local debía responder al perfil de Antoni Vera, que a la postre acabaría siendo el intendente jefe». Para Mesquida no fue una «casualidad» la forma en la que quedaron configuradas la áreas de Turismo y Policía, con Vera y Estarellas en la jefatura policial, Guillermo Navarro de regidor y Enrique Calvo de director de Seguretat.

Mesquida explica que Navarro «actuaba a modo de pelele frente a los designios de Gijón, que se encontraba al frente del área de Turismo acompañado del comisario Joan Miguel Mut actuando con el Consorcio de la Platja de Palma, a la vez que José María Rodríguez estaba al frente de la Delegación del Gobierno. El triunvirato de poder se podría encuadrar en las personas de Herrero y Mut por una parte, Álvaro Gijón por otra y el señor Rodríguez como cierre del triángulo de poder».