El exintedente Antoni Vera dimitió del cargo en septiembre de 2013. | A. Sepúlveda

56

Dimitió en septiembre de 2013 tras el estallido del caso de la corrupción policial y desde entonces ha guardado un hermetismo absoluto, a pesar de que numerosos medios han intentado entrevistarle. El exintendente Antoni Vera, exjefe de la Policía Local de Palma, ha decidido romper su silencio en primicia para Ultima Hora después de que una testigo lo implicara a él y a otros mandos, políticos y empresarios, en supuestos episodios de prostitución, orgías, sobres con dinero y drogas. «En la vida, todo tiene un límite. Ya está bien».

¿Por qué decide hablar cuatro años después?

—Porque yo estoy investigado en el caso llamado ‘oposiciones’ y esperaba que se cerrara la instrucción y que el juez, si lo consideraba oportuno, me llevara a juicio oral. Pero en estos momentos ha surgido otro tema, que es el de la testigo que está estos días en la prensa, que ha sobrepasado cualquier límite que cualquier persona pueda soportar.

Cocaína, prostitutas, palizas... Lo que dice esa mujer es gravísimo.

Noticias relacionadas

—Indudablemente se trata de las peores acusaciones que le puedes hacer a una persona. Y a un policía como yo, todavía más. Si quiere hundir a una persona, con esto lo tienes muy fácil.

¿Qué quiere dejar claro?

—Quiero decir a todo el mundo que me conoce, pero en especial a mis amigos que saben perfectamente como soy a mi entorno más cercano, que todo esto es una gran mentira. Una enorme falsedad. Y burda. Y también a las personas que me conocen, pero no en profundidad, que me han tratado en lo profesional durante el tiempo que fui jefe de policía o ahora como mando intermedio, o simplemente como vecino o padre de niños que van al colegio, a todas esas personas decirles simplemente que esto es falso por completo. Una auténtica barbaridad.

¿Por qué aparece ahora esta ‘testigo clave’?

—Bueno, yo llevo desde el lunes, cuando vi por primera vez esas declaraciones, dándole vueltas. No sé por qué sale ahora.¿Qué motivos tiene para decir estas mentiras? Tampoco lo sé. Lo que sí puedo decir es que no la conocía de nada. Nunca he estado con ella. Nunca he estado en los sitios en los que ella mi sitúa. Nunca me he drogada. Nunca he ido a ninguna orgía sexual. Cuando acabe todo este proceso hay rumores de que muchos afectados presentarán demandas.

¿Usted también?

—Lo he oído comentar a algunos de los acusados. Lo que le puedo decir es: tenga usted la absoluta certeza de que emprenderé las acciones legales, las más duras que pueda ejercer, no solamente contra esta persona (la testigo clave), contra cualquiera que haya apoyado o haya mantenido esas acusaciones.