‘El Ico’ saliendo de los juzgados de Vía Alemania para regresar al centro penitenciario de Palma. | A. Sepúlveda

32

‘El Ico’ coincidió este viernes en los calabozos con Bartolomé Cursach, Tolo Sbert y Antoni Bergas. Entró en los juzgados y se encontró con las cámaras de televisión y los fotógrafos. El furgón policial en el que viajaba el hijo de histórica matriarca de Son Banya bajó por la rampa de los juzgados a las once y cuarto. Un médico forense tenía que hacerle la prueba del cabello, a petición de su abogado, para declararlo inimputable por su adicción a las drogas.
‘El Ico’ estuvo poco tiempo en Vía Alemania. Regresó pronto al centro penitenciario de Palma porque no le pudieron hacer la prueba del pelo.

A su salida estaba feliz, sonriente. Iba esposado por la muñeca izquierda con la de otro recluso. Alzó el puño izquierdo y celebró como una victoria la caída de Bartolomé Cursach: «¡Me alegro!, ¡bien por el juez Penalva, guay, ahí está, hay justicia!, bien por el juez». «¡Viva el juez Penalva!», gritó ‘El Ico’, con la cabeza girada hacia las cámaras.

Amenazas

La Fiscalía, por otra parte, pide 12 años de cárcel para el exsindicalista de la Policía Local Jaime Garau y a un funcionario de la prisión de Palma por amenazas a ‘El Ico’. El ministerio público reclama seis años para cada uno por un delito de narcotráfico y otro de obstrucción a la justicia. El fiscal, además, solicita el sobreseimiento para un policía implicado en esta causa.

Los acusados, según la Fiscalía, amenazaron al hijo de ‘La Paca’ a principios del año 2016 para que no delatara a algunos de los agentes encarcelados.