3

Un conductor ebrio protagonizó este viernes un espectacular accidente de tráfico cuando perdió el control al salir de la vía de cintura y se estrelló contra la rotonda flotante de Son Rapinya, junto al colegio Montesión. A pesar de que el coche quedó literalmente encajado entre los hierros del guardarraíl, el joven salió milagrosamente ileso.

El accidente se produjo sobre las seis de la mañana, cuando un utilitario de la marca Opel Corsa colisionó contra una señal de tráfico en la salida de la vía de cintura, para incorporarse al Camí de Son Rapinya. El impacto hizo que el turismo se descontrolara y, saltándose el ceda el paso de la rotonda, irrumpió a toda velocidad y acabó estrellándose contra el quitamiedos.

Otros conductores que circulaban por la zona dieron aviso de lo ocurrido y hasta ese punto se desplazaron agentes de la Policía Local de Palma, que comprobaron que el conductor no estaba herido y había podido salir del coche, que estaba en estado de siniestro total. La rotonda es competencia de la policía municipal, pero como el accidente ocurrió saliendo de la vía de cintura, que es jurisdicción de la Guardia Civil, finalmente fue este cuerpo quién se hizo cargo del atestado. El conductor, de 30 años, dio positivo en alcohol.