Marcos García Montes, junto a los padres de la niña agredida en Son Roca. | P. Pellicer

110

El abogado de la familia de la menor agredida en un colegio de Son Roca, Marcos García Montes, ha dicho este sábado que «aquí nadie se va a ir de rositas», ya que considera que «la Fiscalía de Menores tendrá que reabrir» el caso porque «se han hecho mal las cosas». García Montes ha avisado que están «presionando a los menores» del colegio Anselm Turmeda «para que no hablen».

García Montes ha reiterado en rueda de prensa en Palma junto a los padres de la niña de ocho años agredida que denunciará los hechos ante la Fiscalía de Menores por un delito de homicidio en grado de tentativa o lesiones graves contra uno de los menores agresores, que tendría 15 años, como permite la ley.

Además, la querella por la vía civil de responsabilidad contra el resto de menores implicados a la agresión de edad, menores de 15 años, y una denuncia contra el colegio, la dirección del centro, la tutora, las dos profesores que vigilaban el recreo, así como contra la Conselleria de Educación, el conseller y los funcionarios.

«Se ha hecho inaudita parte, de la Conselleria y funcionarios, el mismo día se cierra el expediente, eso se ha cerrado por la buena y por la buena o por la mala se va a reabrir», ha insistido García Montes.

Noticias relacionadas

El letrado ha denunciado «desinformación» en este caso y ausencia del deber de socorro por parte del colegio, como ha afirmado la madre, que ha denunciado que ningún docente la llamó para informarla de la agresión.

Amenazas
Madres del colegio público Anselm Turmeda, donde fue agredida la menor, han denunciado este sábado que el Colegio está «presionando a los menores para que no hablen» en las diligencias en torno al caso.

Según ha expresado la abuela de una alumna, compañera de la niña agredida, su nieta habría recibido amenazas del colegio sobre que «si volvía a hablar del tema la iban a castigar sin salir al patio en todo el año».

Rueda de prensa de Marco García Montes

Martí March
Asimismo, la familia de la niña agredida denunciará al conseller de Educació, Martí March, por un presunto delito de prevaricación por su actuación en torno a la investigación y el expediente del caso, según ha confirmado el abogado de la familia.

Marcos García Montes ha detallado el informe médico de los pediatras de Son Espases que atendieron a la niña el día de la agresión para avalar su denuncia por homicidio en grado de tentativa y rechazar la versión de la fiscalía que restaba gravedad a las lesiones.

Según el informe citado por García Montes, el diagnóstico clínico era de «pelea y juego brutal y violento» y revelaba erosiones, hematomas, abrasiones y daños en el abdomen y riñón, con dolor que persistía días después, como consta en un informe posterior.

Asimismo, la familia también denunciará al centro -directora, subdirectora, tutora y profesoras que controlaban el recreo- por presuntos delitos de negligencia, omisión del deber de socorro y omisión del deber de cuidado.