0

Un veraneante inglés de 22 años, que se encontraba bajos los efectos del alcohol, se precipitó en la madrugada de este martes desde un quinto piso de unos apartamentos de Magaluf, muy cerca de Punta Ballena. Milagrosamente, el joven aterrizó sobre un toldo de tela y fibra de un bar, que amortiguó el impacto y le salvó la vida.

El accidente se produjo sobre la una y media de la madrugada, cuando la Policía Local de Calvià fue alertada de que un turista se había precipitado desde unos quince metros de altura en unos apartamentos de la calle Martín Ros García, muy cerca de la conflictiva calle de Punta Ballena. Su estado era reservado, pero los facultativos agilizaron su traslado hasta el centro hospitalario de Son Espases porque era probable que hubiera sufrido lesiones internas.

Los investigadores, de forma paralela, abrieron digilencias para aclarar las circunstancias del accidente y se entrevistaron con los amigos de la víctima, así como con el personal del hotel. Los agentes no descartan que el muchacho inglés hubiera saltado al vacío en un momento de borrachera.