Un vehículo que estaba estacionado en las proximidades de la playa de El Mago en Portals Vells (Calvià) se ha precipitado al mar tras recorrer unos 40 metros.

A las once y media de este sábado, aproximadamente, una mujer estacionó su vehículo en la colina de acceso a la playa. La Guardia Civil cree que acercó demasiado las ruedas delanteras al precipicio y cuando se estaba apeando notó que el vehículo se le iba. Pudo salir a tiempo, pero el coche empezó a descender por el camino de montaña, golpeando contra todo lo que encontraba a su paso.

Al final, el coche llegó al agua, destrozado, y quedó semihundido en una zona de poco más de un metro, junto a la orilla. Los bañistas, poco a poco, se fueron acercando, preocupados por si había alguien atrapado en el interior.

Hasta el lugar se desplazaron dotaciones de la Policía Local y Protección Civil de Calvià así como la Guardia Civil y los Bomberos de Mallorca.