Imagen del operativo desplegado en Son Banya a primera hora de este viernes. | A. Sepúlveda

21

La Guardia Civil, en una operación sin precedentes, ha detenido a 42 narcotraficantes y ha llevado a cabo 43 registros domiciliarios en la fase final de la ‘operación Iron Belt’. Sólo este viernes se han incautado de 7,5 kilos de coca y 40 de hachís. También se han intervenido 300.000 euros en efectivo y se han bloqueado propiedades millonarias.

Todo empezó hace 17 meses, cuando la entonces Policía Judicial de Llucmajor (ahora denominada Policía Judicial de Algaida) detectó que el clan de los ‘Benabad’, que operaba en Son Banya y otras barriadas conflictivas, utilizaba empresas ficticias para camuflar sus millonarios ingresos. En el transcurso de esa primera fase también apareció otro clan histórico de Son Banya: el de ‘La Eva’. Su jefa, Eva C., de 42 años, estaba considerada la «reina de la cocaína». El tema se fue complicando cuando se confirmó que las dos organizaciones investigadas tenían ramificaciones internacionales y se dedicaban también al blanqueo de capitales. Los narcos trasladaban la droga desde Holanda hasta España.

El pasado 13 de mayo se llevó a cabo la primera fase de la operación ‘Iron Belt’, que supuso la detención de 27 sospechosos. Se encontraron cinco kilos de cocaína, medio de cristal, tres de hachís y un laboratorio completo de droga, así como cinco kilos de marihuana. La Policía Judicial de Algaida continuó con las pesquisas y la operación se trasladó a Burgos, Segovia y Madrid, donde fueron arrestados otros 27 sospechosos y se desmanteló un «chiringuito financiero».

El golpe definitivo a la red ha llegado este viernes de madrugada. A las cinco y media centenares de guardias civiles han asaltado Son Banya. En los primeros momentos se detectó unas «acumulación peligrosa» de vecinos en algunas calles, por lo que se temió una rebelión, pero los equipos especiales de la Benemérita –algunos llegados desde la Península– hizo que los más hostiles se fueran dispersando y permitiendo las entradas en las chabolas. Poco después se sucedieron los registros en Corea, en Son Gotleu o en el Coll d’en Rabassa. También hubo registros en un chalet de lujo de s’Aranjassa, Sant Jordi y Alcúdia.

La Guardia Civil ha evitado concretar las cantidades de drogas que se han ido requisando durante la operación ni el montante del dinero incautado porque la actuación sigue en curso y se hará el balance una vez concluya.